SRI DAYA MATAJI – DESDE LOS P LANOS MÁS ELEVADOS DEL CIELO – POR EL HERMANO CHIDANANDA

SRI DAYA MATAJI – DESDE LOS P LANOS MÁS ELEVADOS DEL CIELO – POR EL HERMANO CHIDANANDA

SRI DAYA MATAji – «Desde los planos más elevado del cielo» por el Hermano. Chidananda

Este artículo es un extracto del Servicio Memorial en honor a Daya Mataji, una parte del cual fue conducido por el Hermano Chidananda.

 

HERMANO CHIDANANDAJI: Gracias a todos por reunirse en esta feliz, repitamos eso de nuevo, alegre ocasión en honor a nuestra amada madre espiritual y sanghamata (Daya Mataji). …

Creo que hay grandes personas que merecen nuestro respeto, nuestra admiración por lo que hacen. Escuchamos sobre su larga lista de logros y al final de la historia estamos impresionados. Pero hay otros grandes, los verdaderamente grandes, que sin quererlo demandan nuestro respeto, nuestra reverencia, no solo por lo que hacen sino por lo que son. Su sola presencia nos eleva instantáneamente y nos impresiona.

Recuerdo la primera vez que tuve la suerte de ver a Sri Daya Mata. Fue hace más de treinta y cinco años. Recién había comenzado en el sendero de las enseñanzas de Self-Realization Fellowship y estaba asistiendo a un servicio en nuestra capilla de retiro en Encinitas. Un domingo por la mañana, el monje estaba dando una charla y, de repente, la puerta principal se abrió y entró Sri Daya Mata, que había estado allí en Encinitas durante unos días. ¡Cuán vívidamente recuerdo esa Presencia que entró en la habitación con ella!, instantáneamente se expandió y llenó la habitación. Todo el mundo se puso de pie de forma espontánea. Esa es la grandeza de alguien a quien honramos y respetamos por lo que es, por lo que aporta. Y lo vi muchas veces.

Algunos hechos biográficos externos… En 1933, aproximadamente dos años después de haber ingresado al ashram [el 19 de noviembre de 1933, a la edad de diecisiete años, donde sirvió durante casi ochenta años], fue ordenada ministra de Self-Realization Fellowship por Paramahansa Yogananda, una de las primeras mujeres en ser ordenada. En 1941 la nombró miembro del Consejo de Administración de SRF. Ella sirvió… por supuesto como presidenta y sanghamata desde 1955 hasta 2010, cincuenta y cinco años.

….

Daya Mata tenía una hermana, Virginia, más tarde conocida y reverenciada por nosotros como Ananda Mata, quien también ingresó al ashram de Paramahansa Yogananda a temprana edad. Tenía dos hermanos, Richard Wright y Dale Wright, quienes fueron seguidores de por vida de las enseñanzas de Guruji, al igual que su madre, quien también ingresó al ashram y fue conocida como Shyama Mata. Richard Wright es conocido por nosotros, por supuesto, por sus fantásticos extractos de sus diarios de viaje que Paramahansaji incluyó en la Autobiografía de un yogui, cuando Dick fue su asistente durante ese viaje por Europa e India en 1935 y 36.

¡En qué familia tan única y hermosa entró! (Daya Ma). No sé si hay otra familia espiritual, que me venga a la mente, en la historia de la vida religiosa, como esa bendita familia Wright. Y Guruji, solo unos años después de conocerlos, escribió esto en una carta a Richard Wright, refiriéndose a Daya Mata, Ananda Mata y al mismo Richard. Guruji escribió esta carta diciendo: “Me siento muy feliz, de haber encontrado por fin un pequeño grupo de jóvenes, tu familia, que me han dado más felicidad y confianza que nadie, al ser la base fundacional de este trabajo por el que he sangrado durante años y por el que he sacrificado todo». Imagínense cómo se sintió Guruji, e imagínense a medida que transcurrían los años, como veía esas hermosas almas, desde esa promesa inicial, ese contacto inicial, esa chispa del alma que voló de él y encendió sus vidas espirituales, cómo continuó ardiendo cada vez más brillante a lo largo de los años. Guruji sabía que estos serían algunos de los pilares de su organización mundial.

Daya Mata a la izquierda; Ananda Mata a la derecha y Richard Wright

No hay duda de lo que vio en ella. En la India se dice que cuando un Maestro liberado, un gran avatar con una misión mundial como la que tenía Paramahansa Yogananda, viene a la tierra para cumplir esa misión, trae consigo discípulos avanzados de vidas pasadas para ayudarlo con su trabajo. No hay duda de que reconoció en Daya Mata a una de esas almas, así como a su hermana Ananda Mata. Años más tarde, una de los otros discípulos cercanos que formaba parte de ese pequeño grupo de discípulos alrededor de Guruji todo el tiempo, compartió esta pequeña historia de que una vez ella estaba conduciendo a Guruji en el auto… y él simplemente se volvió hacia ella y le confió: “Faye y Jenny” (así se las conocía en esos días, a Daya Mata y Ananda Ma). Traje a Faye y Jenny de los planos más elevados del cielo para ayudarme con esta obra”. Como también lo dijo sobre varios de sus otros discípulos muy cercanos.

Cualquiera de esos grandes seres que Guruji trajo consigo, debido a su propia conciencia espiritual, su propio logro espiritual, cualquiera de ellos podría haber sido un gran maestro por derecho propio. Pero para mí, el pináculo de la grandeza de nuestra amada Ma, y su regalo invaluable para todos nosotros, fue que eligió no intentar ponerse en un pedestal como gurú. Más bien pasó su vida mostrando lo que significa ser la discípula perfecta. ¿No es acaso esto por lo que todos nos sentimos inspirados, y todavía nos inspiramos en su ejemplo al saber que así es como debemos seguir las enseñanzas, así es como debemos seguir los pasos de esos seres divinos que nos han mostrado el camino a Dios?… eso es lo que Daya Mata vivió, respiró y ejemplificó durante esos increíbles casi ochenta años de sadhana, de seguir este sendero.

Y es por eso que Guruji le dijo hace muchos años en los primeros años de su obra: “Tú eres mi “huevo de nido” (huevo que se pone en un nido para atrae a otros pajaros a que aniden allí). Cuando llegaste”, le dijo, “sabía que muchos otros devotos verdaderos se sentirían atraídos por este camino”. La vida de Daya Mataji en el ashram bajo el entrenamiento de Paramahansaji realmente personifica el camino del devoto que tiene éxito.

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar