UN TRIBUTO AL HERMANO BHAKTANANDA (1ª Parte) – POR EL HERMANO ISHTANANDA

UN TRIBUTO AL HERMANO BHAKTANANDA (1ª Parte) – POR EL HERMANO ISHTANANDA

Un tributo al Hermano Bhaktananda ~ por el Hermano Ishtananda

El pasado abril de 2005, a la edad de 90 años, falleció el hermano Bhaktananda, por lo que hoy quiero hablar sobre el hermano y lo que podemos aprender de su vida. [El Hermano. Ishtananda sirvió con el hermano. Bhaktananda en el Templo de Hollywood durante muchos años.

Incluso algo tan mundano como la apariencia del hermano Bhaktananda me impresionó. Siempre estaba inmaculadamente vestido, impecable… Esto venía del Maestro; Guruji siempre estaba bien vestido y pulcro… Hay una historia sobre un monje en la India que siempre vestía una túnica de seda ocre en lugar de la tradicional túnica de algodón. Cuando otros lo criticaron, respondió: «El amante siempre se viste bien para el Amado». Es la actitud con la que te acercas a lo Divino lo que importa. Cuando estés en algún espacio sagrado, entra con una actitud de reverencia y devoción para que haya esa receptividad a las vibraciones allí existentes. La actitud adecuada nos pone en un estado de ánimo para recibir las bendiciones de Dios. Así que incluso en el vestido del hermano Bhaktananda hay una lección para nosotros.

«La encarnación de la simplicidad espiritual»

Otra cualidad que el Hermano ejemplificó fue la Simplicidad divina… La vida no le molestaba, porque simplificaba incluso las pequeñas cosas para no perder el tiempo. Simplificó todo, incluso comer. Con las comidas en el ashram, cada uno podía tomar lo que quisiera, recordó el hermano Ishtananda. “Una mañana me preparé un cuenco de harina de maíz caliente. Luego noté que había un poco de queso crema, así que puse un poco de eso encima. Luego encontré un poco de almíbar, así que también agregué un poco de eso y luego me senté a comer. Unos minutos después, el hermano Bhaktananda entró en la habitación y comenzó a calentar un poco de harina de maíz. Pensé que a él le agradaría escuchar sobre mi nuevo descubrimiento, así que le dije: «¡Si le pone un poco de queso crema y almíbar encima, queda realmente bueno!». Mi sugerencia no obtuvo respuesta por parte del hermano. «No estoy tratando de decirle qué debe de hacer, pero realmente hace que la harina de maíz sepa mejor», continué. Finalmente, el hermano Bhaktananda me miró y dijo: «Gracias. La información siempre se acepta; si se actúa o no de acuerdo a ella es otro asunto». (Risas)

El hermano mantuvo su vida muy simple; no solo su vida exterior, sino también su vida espiritual. Llegó a la esencia de las enseñanzas. La sencillez te libera para la búsqueda de Dios. En la sencillez está lo profundo.

«La mente es para enfocarse y practicar»

Sobre todo, el hermano se dio cuenta de que se trata de practicar las enseñanzas. Al leer las lecciones, cada vez que se encontraba con algo que podía practicar, ponía una «P» en el margen como recordatorio para practicar la enseñanza. A veces, de hecho, lo escribía en una tarjeta y lo llevaba en el bolsillo durante una semana como recordatorio para practicar esa enseñanza en particular. El hermano fue muy práctico de esa manera. “La mente no es para filosofar; es para concentrarse y practicar”, dijo.

….

El hermano siempre enfatizó la importancia de pasar tiempo en la quietud. Cuando la inquietud llegaba en la meditación, le decía a su mente: «Aquiétate… profundiza… relájate». Así es como se gana el control de la mente y la conciencia. Usó la mente para hablar con la mente y controlar la mente. Durante la práctica de Kriya, hablaba con la mente para mantener la mente en la columna.

Un par de semanas antes de su fallecimiento, dos monjes vinieron a visitar al hermano. Él estaba en la cama en ese momento, y después de hablar un rato, dijo: «Ahora es momento de descansar un poco»… y así, de inmediato, el hermano se quedó dormido. Podía hacerlo porque había perfeccionado ese control total y completo sobre su conciencia.

El Hermano… era incansable, y se entregaba completamente en servicio desinteresado para ayudar a los demás. Durante el día, en algún momento, podría apoyar la cabeza en su escritorio durante diez minutos más o menos. «Si puedes alcanzar el subconsciente durante diez minutos, entonces puedes seguir», decía. «Eso es todo lo que necesitas. Dile a la mente que se relaje, que se quede quieta. Así es como obtienes el control de tu mente y tu conciencia «.

….

El Hermano dijo: «Cualquier cosa a la que apliquemos nuestra conciencia, se vuelve así». El poder de manifestación de la concentración proviene de centrar la mente en una cosa a la vez. Recuerda esto y, sobre todo, recuérdalo durante la práctica de Kriya.

El acercamiento simple del Hermano a cada aspecto de la vida le dio una forma única de transmitir las enseñanzas de una manera sencilla y directa. Una vez, los monjes estaban viendo una película fascinante titulada «El Universo». Después, empezaron a hacerle preguntas al Hermano sobre la película, y uno de ellos preguntó: «Si el universo físico es tan vasto, ¿cómo se relaciona esto con el Espíritu?». El hermano respondió: «Es como una esponja en el agua; la esponja está en el agua y el agua está en la esponja». Fue una explicación tan genial y simple.

«Leer y estudiar las enseñanzas del Maestro con regularidad»

El Hermano siempre se centró en lo esencial de las enseñanzas. Hizo hincapié en que debemos leer y estudiar las enseñanzas del Maestro con regularidad, especialmente las Lecciones. “Lee unas cuantas páginas todos los días”, decía. «Deja las lecciones abiertas en tu escritorio, y luego, cuando pases por ahí, las tendrás enfrente para estudiarlas». Este fue el tipo de consejo práctico y muy simple que dio el hermano.

El Hermano insistía especialmente en Susurros de la eternidad, Meditaciones metafísicas y Afirmaciones científicas de curación. En una carta de respuesta a una devota que había buscado asesoramiento sobre cómo ayudar a sus dos hijos adultos, un hijo con alcoholismo y una hija con depresión, el hermano dio un consejo muy simple, directo y práctico de que tanto el hijo como la hija deberían leer Susurros de la Eternidad y las Meditaciones Metafísicas. Estos dos escritos del Maestro, explicó el Hermano, ayudarían a cambiar la conciencia del hijo y a poner ideas positivas en su mente, y elevarían a la hija y le darían ideas positivas en las que pensar y la harían feliz si las aceptaba con sinceridad.

Hoy en día escuchamos hablar de “terapia cognitiva”. ¿Qué es? La terapia cognitiva es un tipo de psicoterapia que promueve la salud mental al enfocarse en el pensamiento de una persona y en cómo reprogramar su pensamiento. ¡Esto es precisamente lo que el Maestro y el Hermano Bhaktananda estaban aconsejando todos estos años! Podemos usar las enseñanzas del Maestro para reprogramar nuestro pensamiento y romper los malos hábitos, y esto nos hace más positivos.

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar