TRIBUTO AL HERMANO BHAKTANANDA (2ª parte) – POR EL HERMANO ISHTANANDA Y DEVOTOS

TRIBUTO AL HERMANO BHAKTANANDA (2ª parte) – POR EL HERMANO ISHTANANDA Y DEVOTOS

«Absoluta ecuanimidad»

El Hermano tenía absoluta ecuanimidad; era imperturbable. A lo largo de los años, se encontró con todo tipo de situaciones con todo tipo de personas. Especialmente aquí en Hollywood, la «capital del entretenimiento del mundo», se recibe todo tipo de «entretenimiento» a través de la puerta. (Risas) Pero el Hermano siempre estaba en ese centro de calma que había alcanzado.

El Hermano Ishtananda nos contó una historia: una vez acababa de terminar de oficiar una ceremonia de boda en el Templo de Hollywood y se sentó frente al altar para meditar durante unos minutos. El Hermano Bhaktananda estaba en una habitación contigua llenando el papeleo para el certificado de matrimonio. (El Hermano nunca tuvo una secretaria). De repente, un tipo vino de la calle y entró al templo, agarró una lámpara y comenzó a golpear la imagen de Cristo en el altar.

El Hermano Bhaktananda, sin duda al oír la fuerte conmoción que se producía en la habitación contigua, entró silenciosamente en el templo y se acercó al joven con calma.

«¿Puedo ayudarlo?» le dijo. (risas)

Al mirar la imagen de Jesús, el hombre sollozó: «¡¡No me ama!!»

«Hablemos», le dijo el Hermano, e hizo pasar al hombre a la habitación del ministro.

Con amor, pero con firmeza, el Hermano le dijo: “Estás molesto y necesitas calmarte. Primero dejas las drogas, luego consigues un trabajo, encuentras un lugar para vivir y luego empiezas a acudir a los servicios». ¡Así de sencillo! Como el Hermano estaba en su centro tranquilo, podía hacer lo correcto en el momento adecuado.

El Hermano Bhaktananda solía decir: «Tenemos que estar relajados acerca de todo lo que nos sucede durante el día».Incluso en esa situación extrema, el Hermano no reaccionó, sino que simplemente ofreció su servicio con calma a ese joven… «¿Puedo ayudarlo?» Este era el «Sistema operativo estándar» del Hermano. En todo tipo de circunstancias de la vida, siempre permaneció tranquilo y ecuánime, y también fue así como pudo tener meditaciones profundas.

Cristo dijo: «Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios». El corazón se refiere a los sentimientos, chitta, los sentimientos del corazón. El yoga tiene que ver con el control de los sentimientos, gustos y aversiones. El Hermano había logrado esta pura tranquilidad de sentimiento. Pudo observar con calma a este joven agitado y enojado golpeando el altar y decir: «Está bien, esto es lo que está sucediendo. ¿Qué hay que hacer aquí?» – pero sin un fuerte sentimiento de agrado o disgusto al respecto; sin ningún sentimiento sobre cómo me gustaría que fuera. Cuando el corazón es puro, los sentimientos están tranquilos. La ecuanimidad es una cualidad vital en el camino espiritual. Es una cualidad esencial para poder lidiar con cualquier cosa que suceda durante el día, y también nos ayuda a tener meditaciones más profundas.

«Practicando la Presencia desde tu corazón»

Practicar la presencia de Dios: el Hermano siempre hacía que todo volviera a esto. Enfatizó la importancia de desarrollar una relación personal con Dios al practicar Su presencia. Entonces tu estado de conciencia no siempre está en un estado de cambio. ….

El Hermano solía decir: «Después de la meditación regular, la práctica de la Presencia desde tu corazón es la siguiente cosa más importante». Y el Hermano nos dio algunos consejos sobre cómo practicar la Presencia:

  1. Que tu mantra / canto sólo tenga unas pocas palabras.
  2. Utiliza el mismo cántico durante mucho tiempo. El Hermano usaba el mismo cántico durante años, una vez usó el mismo cántico durante siete años seguidos.
  3. Ten intensidad en la práctica. “Realmente tienes que arrodillarte dentro del mantra de vez en cuando”, decía el Hermano.
  4. Canta desde el corazón. Tiene que haber un elemento de amor en el canto, no solo una repetición mecánica.

«Servicio desinteresado absoluto»

“Desde los primeros días del tiempo que pasé con él”, dijo el Hermano Ishtananda, “vi un servicio absolutamente desinteresado. El Hermano era incansable. No tenía ningún concepto de tiempo para sí mismo. Prácticamente nunca hubo un momento en el que Hermano pudiera siquiera terminar su almuerzo sin algún tipo de interrupción. Muchas veces llegaba una llamada telefónica y él siempre dejaba de hacer lo que estaba haciendo para atender la llamada. Después de unos meses de ver que esto sucedía, contesté el teléfono un día y era alguien que quería hablar con él. El Hermano estaba almorzando, así que le pedí a la persona que volviera a llamar más tarde. Cuando el Hermano se enteró de lo que había hecho, me reprendió amablemente: «Siempre atiendo mis llamadas». Siempre se trataba de servir a los demás; El Hermano nunca pensó en sí mismo.

….

El Hermano siempre brindó atención personalizada a cualquier persona que lo necesitara… Tener una actitud de servicio desinteresado, nos ayuda a alejarnos del ego, y cuando la atención está fuera de nosotros mismos, sentiremos esa alegría divina… El deseo del Hermano de dar servicio a los demás… fluía de su amor genuino por los devotos. Podía ver lo Divino en todo, y provenía de un nivel de conciencia que quería liberar lo Divino en ese individuo. Él les dio el amor de Cristo a todos…

«Practica de la meditación»

El Hermano tenía mucho entusiasmo con la meditación y la enseñanza de la meditación. Solía dar un Satsanga para una clase de meditación para principiantes y dividía la meditación en cinco partes:

  1. Una oración de apertura
  2. Un cántico o afirmación
  3. Práctica de las técnicas de meditación
  4. Pasar tiempo en la quietud. Hermano hizo hincapié en pasar el mayor tiempo posible en la quietud.
  5. Practicar la devoción. Hablar con Dios cuando no puedas aguantar más la quietud

 

Bhaktananda en un templo delante de un Shiva Lingam

 

Enseñaba que después de las técnicas deberíamos sentarnos mucho tiempo en la quietud. Relaja el cuerpo, relaja la mente y relaja la voluntad. Concentra la atención en el punto entre las cejas, usando tu voluntad lo suficiente para mantener la conciencia en ese punto sin esforzarte. Luego, en esa quietud, cuando estés completamente relajado, de repente te deslizarás hacia el estado supraconsciente.

«Devoción: esta es la forma más rápida y sencilla»

El nombre «Bhaktananda» significa «bienaventuranza a través de la devoción», no emoción, sino devoción. “Lo más grande que puedes pedir es amor”, dijo el Hermano. “El amor es una cualidad, un sentimiento del corazón; la devoción es la ofrenda de ese sentimiento del corazón a Dios. Cada vez que ofreces devoción a Dios, recibes en alguna medida contacto con Dios; esto es una ley». Y el Maestro dijo: «Sólo el amor te hace uno con Dios». Devoción: esta es la forma más rápida y sencilla.

….

El Maestro quiere que todos estemos siempre en sintonía con él. Podemos comulgar interiormente con el Maestro, pero no es fácil. El camino espiritual no es para el perezoso. Se necesita autodisciplina. Medita y practica la presencia de Dios cantando «Om Guru, Om Guru» o «Te amo Maestro, te amo Maestro» o cánticos similares, ofreciendo tu amor al Maestro – El Maestro y Dios son uno.

….

A través de los años, mientras continuaba practicando la Presencia, el Hermano dijo que estaba encantado de saber que podía comunicarse internamente con el Maestro. Cuando estés en sintonía, siempre sabrás qué hacer, porque esta sintonía es la forma en que obtienes tu guía. El Hermano Bhaktananda fue un ejemplo perfecto de las enseñanzas del Maestro: fue un ejemplo de «cumplir con su parte del trato».

….

Cuando SRF acababa de lanzar un nuevo DVD de una charla que dio el Hermano en la Convocación de 1993, una de las monjas, Mukti Mata, dijo de él: «Algunas de las cosas que dijo el Hermano Bhaktananda eran tan simples que parecían casi infantiles, pero todas eran ciertas». Vivió las verdades del Maestro. Su sistema operativo era esa conciencia divina; estaba anclado en esa conciencia.

 

Notas de devotos

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar