SWAMI BHAVANANDA: Inspiración y recuerdos de devotos

SWAMI BHAVANANDA: Inspiración y recuerdos de devotos

SWAMI BHAVANANDA: Inspiración y recuerdos de devotos.

 

Swami Bhavananda con Daya Mataji, Krishnananda (izquierda) y Smaranananda (derecha)

 

Swami Bhavananda y las Satsangas de los domingos.

Sus charlas eran un ejemplo, una demostración en vivo, de cómo un Maestro habla la «verdad».

Tomaba las lecturas de servicio y comenzaba a leer; luego su mente intuitiva abría la biblioteca del Infinito, y aparentemente la derramaba sin esfuerzo, en lo que con seguridad era una verdadera satsanga, que no había sido “cocinada”, ni trabajada por la mente, sino más bien – comprensión tras comprensión – verdad tras verdad – conocimiento realizado – derramado – y cada uno de estos conocimientos que transmitía tenían el poder de entrar en las oscuras médulas de la mente y la conciencia y eliminar la ignorancia y la oscuridad que había allí, con la luz del conocimiento – que él vertía como metal fundido, para formar una determinación y una comprensión de acero que se manifestaba en la estructura de la vida espiritual de uno, y ¡sobre las cuales construir nuestras propias realizaciones directas y personales!

Después de su satsanga de unos 45 minutos – Brahmacharini Mirabai nos llevaba al cielo en su alfombra mágica del canto  espiritual: 30 minutos de bendiciones. Al escuchar y cantar con ella aprendimos cómo y qué es cantar … y lo que es una técnica de meditación y cómo es capaz por sí misma de llevarnos a la unión con Dios, un estado en el que Daya Ma a menudo entraba durante sus cantos.

 

BHAVANANDA está detrás / izquierda al lado de Daya Mataji; Swami Shyamanadaji sentado con Daya Ma; monjes, de izquierda a derecha, Dharmananda, Mokshananda, Turiyananda, Achalananda, Anandamoy, Premamoy

 

Recuerdos de otro devoto

Swami Bhavanandaji fue alguien a quien tuve la bendición de conocer. Fue monje en el Templo Fullerton por un tiempo, a principios de los años 70, antes de ir a la India. También lo había visto en el templo de Hollywood, el viernes por la noche, durante una meditación de 3 horas que dirigió. Recuerdo que parecía estar muy inmerso en la meditación; le tomó unos minutos «salir» de la meditación y cuando lo hizo, su voz se llenó de un amor devocional de otro mundo, mientras dirigía la oración de clausura. Esto le impresionó bastante a este joven devoto. Más tarde, en Fullerton, volví a ver su profundo lado místico. A veces se detenía por unos momentos durante los servicios del domingo, como si de repente se hubiera «retirado» a la conciencia de la dicha y estuviera teniendo problemas para mantener ese estado mientras daba una conferencia pública. Nunca vacilaba, por supuesto. Solo pensé que era un místico, un verdadero místico.

Tuve una entrevista con Swamiji, en la que le pregunté cómo podía evitar que las malas «vibraciones» de otros me lastimaran. Él me instruyó muy rápidamente. Dijo que el problema no son los demás y lo que te hacen. Más bien, el problema era que yo no estaba lo suficientemente preocupado por cómo trataba a los demás. Dejó bien claro que necesitaba trabajar más duro en el camino espiritual y que entonces todas estas cosas serían mucho más fáciles. Me dio esperanza y comprensión. Recuerdo que le di una copia de un libro de San Francisco de Sales sobre el amor espiritual. Estaba muy agradecido.

Nunca lo volví a ver después de que lo destinaran a India. Lo seguí a través de la revista, donde a veces venía un artículo suyo. No sabía que había regresado a los Estados Unidos y lamento mucho su muerte. Era un hombre maravilloso, un ejemplo inspirador, un verdadero hombre de Dios.

un devoto de SRF

Jugando Voleibol y el juego de la vida

Fue maravilloso cuando Swamiji se unió para jugar voleibol.

(Los monjes tienen como parte de su rutina un período de juego grupal de 45 minutos – recreación – estrictamente cumplido durante los años de postulantes). Como éramos apenas 6-8 postulantes y 3 Brahmacharis en ese momento, a veces era necesario que Swamiji se uniera a nosotros (él era el único Swami residente) para que pudiéramos formar dos equipos de cinco miembros cada uno, y así jugar uno contra el otro .

Los días en que se unió a nosotros fueron días especiales, porque me dieron la oportunidad de estudiar a Swamiji y absorber sus vibraciones y el recuerdo de los encuentros. Él era una enciclopedia viva de la vida espiritual que encarnaba la verdad sobre la que estudiamos y leemos.

Uno podía ver la Verdad manifestándose en él y a través de él todo el tiempo.

Swamiji tenía una altura superior a la media, era alto y delgado, y ágil. Su energía siempre era controlada, siempre quieta, y en calma, pero cuando era necesario era concentrada y rápida. Tenía la gracia de un gato, la atención de un tigre, la agilidad de un halcón, el poder de un puma.

Constantemente consciente de lo Divino en su interior, dirigía su atención al juego, participando plenamente, a la vez que era consciente de los pensamientos y sentimientos de todo el mundo.

Uno normalmente tiende a jugar con vigor y cuando jugamos un juego jugamos para

  1. Conseguir puntos y ganar
  2. Divertirnos (darle a la pelota o dar un pase con éxito y rematar un tiro imparable).
  3. Estar completamente absorto en el juego, dándolo todo.

Swamiji jugaba de manera bastante diferente. Jugaba el juego, como jugaba el juego de la vida:

  1. Con Sintonía – siempre consciente de lo Divino que fluía a través de Él
  2. Con una consciencia despierta, no solo de sí mismo, sino también de todos los que jugaban, y con profundo interés por los sentimientos y pensamientos de los demás.
  3. Con agilidad, energía, serenidad, equilibrio, perfección. Hacía su parte en el área de juego en el que jugaba extremadamente bien. Invisiblemente ayudaba a los miembros más débiles a su lado (si era necesario, no para debilitarles con el apoyo sino para fortalecerlos con él), disparó y ganó puntos con mayor frecuencia pero con una diferencia crítica de la que debo hablar más:

Como es un juego rápido, es posible terminar lastimándose mutuamente  o causándose dolor o lesiones en un juego competitivo, y sucedía en muchas ocasiones que terminábamos golpeándonos demasiado fuerte con la pelota o viéndonos abrumados por la fuerza que ocasionaba dolor en ocasiones.

Swamiji siempre usó el poder y la ubicación apropiados: sus golpeos siempre estaban bien dirigidos, por lo general eran difíciles, si no imposibles de regresar, pero era difícil lastimarse con uno de ellos: el poder y la fuerza siempre eran correctas y suficientes para cerrar el punto – y nunca hacían daño. Uno no tenía otra alternativa que maravillarse y aplaudir. Y tratar de emularlo si fuera posible. Siempre eramos conscientes de que él estaba jugando desde otro plano de conciencia.

Y cuando uno jugaba con dureza, la atención de uno, que solía estar siempre centrada parcialmente en él, uno se volvía rápidamente para ver si aprobaba o desaprobaba, y a menudo veía una expresión tranquila o intensa, o una expresión levemente desaprobadora, no tanto dirigida hacia uno, sino más bien a la situación o evento que acababa de suceder, lo que hablaba mucho dentro de nuestro corazón, y que nos llevaba  a pensar sobre cómo podríamos hacerlo mejor, tal vez siendo un poco más tranquilos y menos ruidosos, e involucrándonos menos, o tratando de mantener más la atención parcialmente en nuestro interior. Su mensaje silencioso – ¡siempre te llegaba al corazón!

¡Se convirtió en una personificación de nuestra conciencia, girarnos y mirarlo, y obtener la respuesta interna fue una experiencia increíble!

Una bendición de por vida, porque uno siempre puede mirar hacia adentro y verlo a él y a todos los Gurus y a Ma, nuevamente, y obtener las respuestas

un devoto de YSS

 

In Memoriam: Hermano Bhavananda (1932-2010)

El Hermano (Swami) Bhavananda, un monje muy querido y respetado de Self-Realization Fellowship / Yogoda Satsanga Society of India, falleció pacíficamente el miércoles 29 de septiembre de 2010.

El Hermano Bhavananda sirvió a la obra de Paramahansa Yogananda en India y América durante más de 50 años. Muchos de esos años los pasó en la India, donde (conocido como Swami Bhavananda Giri) tuvo mucha responsabilidad organizativa y espiritual en los ashrams de nuestro Gurú y en servir a los miembros de Yogoda Satsanga en todo el país.

Con alegría, humildad y máxima dedicación, este monje de corazón puro inspiró a innumerables almas con su profunda espiritualidad y cuidado compasivo por todos los que acudieron a él. Entró en el ashram SRF como monje en 1957, y durante sus primeros años vivió y sirvió en el Centro Madre y habló en los templos y centros de SRF en los Estados Unidos y América Latina. Sri Daya Mata lo envió por primera vez a la India a mediados de la década de 1960, y nuevamente en 1974.

Durante los siguientes 30 años vivió en el ashram fundado por Paramahansa Yogananda en Ranchi, y se dedicó en corazón y alma a la obra de Paramahansaji en la India. Ejerció funciones como miembro de la Junta Directiva de YSS y viajó por toda la India dando iniciaciones en Kriya Yoga, clases y asesoramiento personal sobre las enseñanzas de Paramahansaji, ganándose el profundo amor y la estima de los miles de personas cuyas vidas tocó. Pasó los últimos años de su vida en los ashrams SRF en California.

El 11 de octubre, el Hermano Achalananda y el Hermano Vishwananda llevaron a cabo un servicio conmemorativo en el Centro Madre de SRF. Un mensaje especial de bendición y aprecio de Sri Daya Mata incluyó estas palabras: «Nuestro querido Hermano Bhavananda será echado de menos en la familia de los ashrams de Guruji, y entre los muchos aquí y en India que lo conocían y lo amaban. Sin embargo, también nos alegra que su alma haya sido liberada de las limitaciones del cuerpo para experimentar nuevamente su alegría y libertad nativas. Ahora está en el cuidado amoroso de Dios y el Gurú, cosechando las bendiciones que reciben quienes aman a Dios de todo corazón y usan sus vidas para dar su amor a los demás «.

Etiquetas:
,
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar