SRI DAYA MATAJI: “ESE PODER DE AMOR DIVINO” – HERMANO CHIDANANDA

SRI DAYA MATAJI: “ESE PODER DE AMOR DIVINO” – HERMANO CHIDANANDA

SRI DAYA MATAJI: “ESE PODER DE AMOR DIVINO” Por el Hermano Chidananda

«Ese era el poder del amor de Ma».

HERMANO CHIDANANDA: Quiero compartir contigo una pequeña anécdota que un devoto nos envió… esto realmente muestra de una manera muy tangible la grandeza de lo que Sri Daya Mataji fue. Sucedió en una Convocación en 1999 o en el 2000. Era la costumbre de Daya Ma venir justo al final de la semana. Este devoto dijo que estaba fuera del salón (el California Ballroom) donde se llevan a cabo los eventos principales, y la charla se desarrollaba dentro. Estaba ahí con su hijo, que en ese momento tenía seis o siete años. Y el niño estaba jugando con otros seis o siete niños pequeños, corriendo y haciendo ruido y divirtiéndose como lo hacen los niños. Dijo que entonces Daya Mata estaba siendo acompañada al estrado y fue como si una fuerza entrara al hotel con ella. Y todos esos niños se callaron. Luego siguió comentando: “Cuando Ma ocupó su lugar en el escenario, vi a todos los niños, incluido mi hijo, que estaban parados como estatuas cerca de la puerta del salón del California Ballroom, con la cabeza inclinada, las manos juntas y los ojos cerrados. Nadie les dijo que lo hicieran. Yo, con algunos voluntarios, nos asombramos al ver cómo los niños podían quedarse de pie quietos allí tan silenciosos. No recuerdo cuánto tiempo estuvieron allí, pero creo que cantaron con el resto de la audiencia en voz muy baja: «Jai Ma, Jai Ma». Ese era el poder del amor de Ma. Probablemente cualquiera de ustedes que tenga hijos pequeños o enseñe a niños pequeños, calificaría esto como un milagro. (risas) Este devoto dijo: «Eso prueba que Sri Daya Mata era una con la Madre Divina».

«El halo del Divino Amado te rodea».

Pero el camino hacia ese estado espiritual no fue fácil, no fue fácil, como tampoco lo es para ninguno de nosotros. Aquellos primeros años que ella relata en sus charlas y en sus libros describen la intensa disciplina, el esfuerzo y la sadhana intensa, y las pruebas y las dificultades a través de las cuales se forjó su realización espiritual. Y ella compartió una pequeña historia; de hecho, no sé si alguna vez la contó en público, así que Ma, perdóname, pero creo que es muy apropiado en esta ocasión.

Dijo que hubo un tiempo, poco después de haber entrado en el ashram, en el que pasó por un periodo de pruebas muy severas. Su conciencia estaba tratando de no ser derribada por la influencia de la fuerza maligna, de la fuerza negativa que intenta activamente contrarrestar cualquier esfuerzo espiritual que hagamos. Y Guruji estaba consciente de esto. Ella dijo que estaba meditando con él y que él estaba preocupado. La había llamado y estaban meditando juntos. Y luego él le dijo: “en esta meditación le he estado preguntando profundamente a la Madre Divina sobre ti y qué podía hacer para ayudarte y vi, por encima de tu hombro izquierdo, esa fuerza maligna y oscura de Satanás que estaba tratando de alejarte del camino espiritual, tratando de arrastrarte hacia abajo. Pero luego, en el siguiente instante, apareció la forma más hermosa de la Madre Divina e instantáneamente desterró eso. Y luego pensé, tal vez me estoy imaginando esto”, dijo Guruji. “Pero entonces la Madre Divina apareció de nuevo, y esta vez, dijo Guruji —se lo contó después— Ella se quitó el halo de la cabeza y lo colocó alrededor de Daya Mata. Y Guruji le dijo a ella, la Madre Divina me dijo: “Ella está a salvo, está a salvo. Mi halo está alrededor de ella». Y luego él le dijo a Daya Ma: ‘Recuerda, a lo largo de tu vida siempre tendrás que luchar contra esa fuerza maligna, porque está en este mundo. Y en tus esfuerzos por difundir ese amor divino, habrá grandes obstáculos en tu vida. Pero recuerda siempre que el halo del Divino Amado te rodea».

“Ese mismo bhava (sentimiento devocional), ese mismo espíritu que vi en tu Maestro, lo veo también en ti”.

La historia tiene siempre una forma de repetirse, y un eco externo, se podría decir, de esta experiencia divina sucedía en la India con Anandamoyi Ma, la gran santa india, venerada por millones en ese país como una verdadera encarnación de ese aspecto Materno de Dios. … Cuando Daya Mata fue a la India por primera vez en 1959 y tuvo la oportunidad de conocer a Anandamoyi Ma, esta gran santa. Y en una ocasión en que Daya Ma estaba sentada allí con ella, sus devotos habían venido y le habían ofrecido guirnaldas de flores y ofrendas florales; en un momento determinado Anandamoyi Ma muy dulcemente, tomó primero una guirnalda de flores y se la puso sobre su propia cabeza… simplemente se la colocó un minuto, y luego con mucha dulzura la tomó de nuevo y la puso en la cabeza de Daya Mata con el más dulce y maternal amor divino. Y le dijo a Daya Mata, en otro momento: «Ese mismo bhava, ese mismo espíritu que vi en tu Maestro, lo veo también en ti».

 

 

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar