SRI DAYA MATA ENCUENTRA SU «IDEAL EN LA FORMA DE LA MADRE» EN ANANDAMAYI MA

SRI DAYA MATA ENCUENTRA SU «IDEAL EN LA FORMA DE LA MADRE» EN ANANDAMAYI MA

SRI DAYA MATA encuentra su «Ideal en la forma de Madre» en ANANDAMAYI MA

 

ENCUENTRO ENTRE Sri DAYA MATA Y Sri MA (Anandamayi Ma) 

Reproducido de Ananda Varta., VOL VII No 3.

 

El 12 de febrero de 1959 fue un día maravilloso en mi vida, porque en él conocí a un personaje sagrado, ¡Anandamayi Ma, impregnada de gozo! Hace muchos años, en Los Ángeles, California, EE. UU., mi bendito Gurudeva, Paramahansa Yogananda, me mostró una fotografía de Anandamayi Ma y me dijo: «Esfuérzate por llegar a ser como ella«. Ese recuerdo ha permanecido muchos años en mi corazón, y el 12 de febrero encontré por fin a mi Ideal en forma materna.

Un pequeño grupo de nosotros vino a la India desde Estados Unidos en octubre de 1958 para ocuparnos de algunos asuntos organizativos de nuestra Sociedad Yogoda Satsanga, fundada en 1917 por Paramahansa Yogananda, con sede en el Yogoda Math, en Dakshineshwar. Sabiendo que Anandamayi Ma también tenía un ashram muy cerca de Dakshineshwar, secretamente esperaba que lo visitara durante mi estadía en Calcuta. Ese deseo se cumplió, porque el 12 de febrero asistí al Saraswati Puja llena de expectación a su ashram. Cuando mis ojos vieron por primera vez a la Santísima Madre, pareció que un gran dardo de amor salió de ella y golpeó mi corazón, dejándome completamente absorta. Permanecí en ese estado por unos momentos, los ojos fijos en la Madre, sintiendo grandes oleadas de amor surgiendo dentro de mí.

Más tarde, a nuestro grupo se le pidió que fuera a una carpa abierta donde la Madre ya estaba sentada en un estrado. Nos hicieron señas para que nos sentáramos a su lado. No podía apartar los ojos de su dulce rostro, tan encantadoramente lleno de amor. Mis lágrimas fluyeron. Ella arrojó flores a nuestra comitiva. Sri Prabhas Chandra Ghose, vicepresidente de la Sociedad Yogoda Satsanga, me presentó a Anandamayi Ma. La Madre colocó una guirnalda de flores amarillas alrededor de mi cuello y me sumergí en un estado de éxtasis. Cuando abrí los ojos, la Madre me miró larga y amorosamente. ¡Qué dulzura, qué bendición! No puedo decir, nada más. Ella es un ser divino.

 

[Pie de foto]: “Los amantes más grandes que este mundo ha conocido son los que han amado a Dios. A lo largo de los siglos, siguen siendo una inspiración para toda la humanidad. Producir verdaderos amantes de Dios, verdaderos conocedores de Dios, es el propósito de la enseñanza de la India; esto es lo que sus Escrituras han proclamado a la humanidad”.

Nos sirvieron prasad, mientras la Madre descansaba en su habitación; luego nos dijeron que fuéramos al porche donde ella nos vería. La toqué con la más profunda reverencia y amor, solo para tener la bendición de su mano sagrada. Puso su mano sobre la mía y la acarició suavemente. Parecía que mi corazón iba a estallar con el amor y la alegría que lo llenaban. Mis lágrimas no pudieron contenerse en esta santa presencia que nos recuerda tan tangiblemente a la gran Madre Universal de todos nosotros.

En la mañana del 13 de febrero nuestro grupo visitó nuevamente a la Madre. Estaba sentada en una cama de madera. Nuestro grupo hizo sus pranams y dejó regalos frente a ella. Dije: “Oh Ma, te ofrecemos estos frutos y flores en nombre de todos los discípulos de nuestro Gurudeva, Paramahansa Yogananda, como muestra de nuestra profunda reverencia por ti. No son más que una expresión externa de la profunda devoción que sentimos por la Madre Divina sin forma que mora en ti».

Más tarde, Anandamayi Ma estaba paseando por el césped frente al Ganges. Algunos de nuestro grupo se adelantaron para tomarle una foto. Permanecí en el fondo profundamente absorta en esa dicha interior. Mientras nuestro grupo se preparaba para partir, me arrodillé en silencio sobre la hierba, orando interiormente al Señor dentro de Anandamayi Ma por una bendición. Abrí los ojos y vi sus pequeños y benditos pies a mi lado. ¡Cuán firmemente sostuve esos pies dentro de mi mente y corazón! No podía apartar la mirada de ellos, porque durante meses había estado llorando interiormente a la Madre Divina para que me dejara ver Sus Pies de Loto Azul. Ella había respondido a mi oración a través de Su hija, Anandamayi Ma.

Durante una de nuestras visitas… Chitra, la joven devota que viaja a veces con la Madre, vino y se sentó con nosotros, haciendo preguntas sobre nuestro trabajo en América y nuestra forma de vida. Le hablé sobre el entrenamiento de nuestro Gurudeva y cómo nos había enseñado a controlar el cuerpo y la mente a través de técnicas yóguicas para que pudiéramos profundizar en la meditación, que cada vez que nos movíamos innecesariamente él decía: “¿Es tan superficial tu amor por la Madre Divina que permites que las distracciones externas desvíen tu atención de Ella?»

Después de un tiempo, entró Anandamayi Ma se sentó en el estrado. Nos sentamos a meditar en silencio mientras ella escuchaba a las personas que habían venido a por un darshan. ¡Con qué dulzura le sonreía a cada uno! A veces, su risa sonaba alegremente. Ella es como una niña divina.

Nuestro grupo visitó el ashram de la Madre todos los días que ella permaneció allí. Más tarde fue a Calcuta y la noche del 20 de febrero fuimos a la casa donde se hospedaba, para mostrarle una película de ella y nuestro Guruji, tomada durante su visita a la India en 1936. Paramahansaji la conoció por primera vez, en la sección Bhowanipur de Calcuta. Más tarde ella lo visitó en su escuela para niños en Ranchi, Bihar.

Gurudeva escribió un capítulo sobre su sagrada vida, en su libro Autobiografía de un yogui. Ese libro se ha traducido ahora a muchos idiomas orientales y occidentales y, así, los lectores de todo el mundo han llegado a conocer y venerar a Anandamayi Ma.

El 21 de febrero nuestro grupo asistió a un kirtan en la casa de Calcuta donde se hospedaba la Madre. Su devota, Chitra, me dijo que después del kirtan la Madre me vería en su habitación. Cuando terminó el cántico, fui a su habitación. Al cabo de un rato entró la Madre, y cuando abrí los ojos para contemplarla, noté que sus brazos extendidos portaban un sari. Cuán agradecida recibí esta bendición: una de sus propias ropas. Ella me miró con amor mientras yo le decía que no buscaba consejo, que no quería nada más que el amor por la Madre Universal, para servirla a Ella y a mi Gurudeva hasta el último aliento de mi cuerpo. Ella sonrió dulcemente y respondió: «Piensa en la Madre Divina por la mañana, todo el día y lo último por la noche».

Durante esta visita le dije que me sentía egoísta porque ella me había brindado tanto amor y atención. Ella respondió amablemente: “No, eso no es egoísmo en absoluto. Es egoísmo cuando la atención de uno está en este cuerpo (el de Anandamoyi Ma), pero tu atención está fija en este Ser (la divinidad). Eso no es egoísmo en absoluto». Qué tranquilidad absoluta sentía mi alma en su presencia.

Nuestra última visita a la Madre fue el 23 de febrero. Iba a salir de Calcuta temprano a la mañana siguiente, por lo que una gran multitud, que deseaba un darshan de su forma sagrada, estaba presente. La Madre había invitado a nuestro grupo a verla en la casa de un devoto. Fuimos allí y nos sentamos frente a ella, meditando. Encontré, en Su santa y amorosa presencia, que mi conciencia se interiorizaba inmediatamente, centrada en la Madre Amada. En esta ocasión, mientras estaba sentada en el césped, absorta en mi interior, de repente sentí una tremenda experiencia espiritual en mi columna, centrada en el chakra del corazón. Me envolvió un sentimiento de una gran paz que se expandía, plenitud espiritual y unidad con la Madre Universal. Parecía, también, que mi corazón iba a estallar con las grandes oleadas de amor que fluían a través de él, cuya dulzura inundó mis ojos con lágrimas continuas. Después de un tiempo, Chitra se me acercó y me dijo que ahora podría presentarle a Anandamayi Ma las ofrendas que había traído, rosas rojas y rosadas y una bufanda de seda. Cuando las coloqué a sus pies, se quitó del cuello un hilo de pequeñas cuentas de rudraksha. Me las puso alrededor del cuello y dijo con gran ternura: «Esta hija tuya siempre vivirá en tu corazón».

A lo largo de marzo y abril, nuestro grupo de América viajó al norte de la India. Mientras estábamos en esa área, nos propusimos volver a visitar a la Santísima Madre, esta vez en Rishikesh, durante la «Semana del autocontrol«. Cuán sabia es la Madre al haber inaugurado un período así todos los años, cuando los devotos de lejos y de cerca pueden reunirse a su alrededor para recibir un alimento espiritual más concentrado de su divino corazón maternal. Tuve otras oportunidades de ver a la amada Ma durante esta estancia en Rishikesh y, sobre todo, de meditar profundamente en su presencia. En una de estas ocasiones le dije: «Has capturado mi corazón». Qué dulce fue su respuesta cuando, como una niña pequeña, dijo: «¡Y no te lo devolveré!».

Durante nuestra visita a Rishikesh parecía que la Madre no podía hacer lo suficiente por nosotros, a través de sus maravillosos devotos que nos cuidaron. Cuanto más los veía, más me impresionaba su espíritu desinteresado y su devoción.

Sucedió que una noche me pidieron que hablara antes de la reunión. Me dijeron que la Madre me daría parte de su tiempo en el programa. Me presentaron a la asamblea como discípula de Pitaji (reverendo padre) Yogananda. Le conté a la audiencia sobre el amor ilimitado del Maestro por la Madre Divina, sobre su gran tarea en Occidente para difundir el mensaje del Yoga. Luego me detuve en el deber de los discípulos: el deber de asumir la misión del Gurú con celo y abnegación cada vez mayores. Habiendo visto en la India cuán devotamente se adora a los santos, recordé a la reunión que no es suficiente alabar a estos santos y buscar su darshan; que nosotros, los devotos y discípulos, debemos usar nuestras vidas correctamente, esforzándonos por seguir sus pasos. Solo mediante la meditación constante y las buenas acciones podemos volvernos divinos. La mejor manera, por la cual realmente podemos apreciar lo que los grandes Seres como mi bendito Gurudeva y Anandamayi Ma y otros santos tienen para darnos, es llegar a ser como ellos. Terminé diciendo que la única misión de tales seres santos es despertar en nosotros el deseo de encontrar al Amado dentro de nosotros mismos.

A la mañana siguiente, después de la meditación en el gran salón con la Madre y sus devotos, colocó alrededor de mi cuello una hermosa guirnalda de rosas. Mientras me miraba con la ternura que derrama sobre todos, mis ojos se llenaron de lágrimas. Estaba ardiendo con el deseo divino por la Madre Divina y con el anhelo de servir cada vez mejor al trabajo de mi amado Gurudeva, con mayor humildad, amor y sabiduría. Todos los demás pensamientos se habían ido y mi alma estaba ardiendo. ¿Cómo puedo olvidar esos momentos preciados que pasé con la Madre y las palabras que pronunció durante nuestras reuniones, que están grabadas para siempre en mi conciencia? Nunca podré olvidar sus palabras, pronunciadas en nuestro último encuentro: “El mismo espíritu (bhava) que vi en tu Maestro, lo veo en ti. Con todos ustedes que son devotos de Pitaji Yogananda, uno se siente aquí como si fuera en su propio ashram». Cuán profundamente me conmovió cuando habló de su consideración por mi Gurú.

 

Mientras salíamos del asram, contemplando por última vez la mirada dulce y amorosa de la Madre, pensé en mi bendito Gurú, quien había elegido, como un ejemplo eterno para nosotros, esta flor de la divinidad, Anandamayi Ma, a través de la cual hemos contemplado el espíritu de la antigua y sagrada India que tanto amaba y que también nosotros hemos llegado a amar.

 

 

 

 

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar