RECUERDOS DEL HERMANO NAKULANANDA SOBRE EL HERMANO ANANDAMOY

RECUERDOS DEL HERMANO NAKULANANDA SOBRE EL HERMANO ANANDAMOY

Comencé a asistir al templo de Encinitas en 1973 y los ministros que hablaban allí me inspiraron y animaron mucho. Y después de unos meses apareció un nuevo ministro. Había sido transferido recientemente de Phoenix y estaba escuchando su conferencia. No sabía nada de él, pero estaba hablando del ojo espiritual, y él dijo, con tanta profundidad y autenticidad, dijo: «Justo detrás de la oscuridad de los ojos cerrados están Dios y el Gurú». Yo había escuchado este concepto antes, pero nunca con tanto poder y tanta profundidad. Y ese era el hermano Anandamoy. Esa fue mi primera experiencia al verlo, y me conmovió profundamente.

Luego, unos meses después, me interesé por ingresar al ashram y llamé a la oficina de retiros en Encinitas, y dije que me gustaría tener una entrevista con el Hermano Anandamoy. Me dijeron: “No se puede, él no está disponible, lo sentimos, es imposible. ¿Te gustaría ver a uno de los otros monjes o uno de los otros ministros?” No sé lo que me pasó, ¡pero fui muy insistente y dije que no! (Risas) Tengo que ver al hermano. Anandamoy

Así que después de un corto tiempo, llamaron al Hermano y él vino al retiro y yo me senté frente a él, me presenté y le dije que quería ser monje. Y él me miró con esos ojos penetrantes y dijo: “¿Tú? ¿Quieres convertirte en monje?” (Risas) “Es una vida difícil” (risas). Ese fue el comienzo de una relación larga y profunda que tuve con el Hermano. Luego fue transferido a Mt. Washington casi al mismo tiempo que lo hice yo desde Encinitas.

No lo conocía muy bien, pero durante su primer viaje a la India en 1980, el ashram se sentía muy diferente, pues el Hermano tenía mucha presencia en Mt. Washington, no necesariamente por lo que decía, sino su presencia, caminando por el patio de nuestro ashram o en el comedor o en la oficina de los monjes. El ashram era diferente cuando él no estaba allí, y yo lo extrañaba muchísimo.

Después, cuando regresó, tuvimos una satsanga de Navidad. Algunos de ustedes recordarán las satsangas que Daya Mata solía dar en el Hotel Biltmore. Entonces, en 1982, Daya Ma decidió que no iba a dar la charla. Le pidió al Hermano que la diera. Él se preocupó mucho pensando que todos querían escuchar a Ma, y que sólo iban a ser Anandamoy el que estuviera allí. Así que tuvo una idea brillante, pensó que era brillante, y vino a mí y me dijo, solo para aliviar un poco la presión, para romper el hielo … Dijo: “cuando me presenten voy a hacer que venga Snoopy, y tú vas a hacer de Snoopy”. (Muchas risas)

Así que todavía recuerdo, en el Hotel Biltmore, detrás del auditorio tenía puesto mi gran traje de Snoopy con la nariz grande. Yo sólo miraba al Hermano y él me miraba muy solemnemente; yo estaba temblando, mi cola debe haber estado temblando también (grandes risas); sólo nos mirábamos. Estaba tan nervioso, y él estaba tan tranquilo, tan sereno, tan interiorizado. Luego, aquellos de ustedes que estaban allí, tal vez recuerden que cuando el locutor anunció que el Hermano Anandamoy iba a salir, luego salió Snoopy. Y llegué al podio y el Hermano se acercó, me señaló y dijo: «¡Tú, fuera!» (Risas)

 

Y eso rompió el hielo, para él. (Risas) Lo perdoné porque poco tiempo después, cuando hice mi voto de brahmacharya, después de la ceremonia, era tradicional que los nuevos brahmacharis se reunieran, y cada brahmachari tenía que dar una pequeña charla. Yo era muy tímido, así que fui al Hermano y le dije: «Hermano, si tengo que pensar en dar una charla después de la ceremonia de voto, eso va a destruir la ceremonia. No podré disfrutarlo». Así que dijo: “no tienes que hablar”. Y desde ese momento los brahmacharis no tienen que pronunciar un discurso, por ese esfuerzo que hice, ese anhelo, esa súplica (risas) de no tener que hablar.

Pero unos años más tarde, me pidieron que comenzara a dar servicios en nuestros templos y comencé a recibir capacitación en el ashram. Y de nuevo pensé, iré a mi consejero, iré al Hermano, él me librará de esto. (Risas) Entonces le supliqué: «Por favor, Hermano, cualquier cosa menos esto». Así que hizo que me sentara y dijo: «No, tienes que hacerlo». Y me dio cuatro razones:

Dijo que la primera razón es: «Si el Gurú tuvo que hacerlo, también lo tiene que hacer el discípulo, si se le pide».

Luego me dijo: «¿De qué otra manera vas a aprender las enseñanzas del Gurú?»

En tercer lugar, dijo: «¿Quieres toda la channa divina para ti?»

Y luego, la última, la cuarta razón, envolviendo todo el paquete, sin darme margen para escapar. Me dijo: «Hasta que aprendas a desempeñar tu papel perfectamente, reencarnarás una y otra vez» (risas).

Viajar con el Hermano a la India, para inaugurar el centenario de Guruji, fue una gran bendición para mí, tan solo por estar con él. Llevaba su bolso con sus notas cuando tenía que dar charlas en Dakshineswar y Ranchi y Bombay. La gente se sentía siempre tan conmovida. Pero aprendí las mejores lecciones al estar con él, sobre la profunda humildad, cuando conmovía tanto a la gente, ellos se sentían asombrados y sentían una gran adoración por él, y eso no significaba nada para él. Esa fue la mejor lección. Porque el Hermano nos dio a todos un gran regalo en sus charlas, en sus mensajes sobre las enseñanzas del Maestro, pero también en su capacidad de escuchar. Vi esto una y otra vez en el asesoramiento personal cuando estaba aconsejando a los devotos. Él escuchaba, con todo su corazón y su alma, y ​​estaba contigo. Y ese fue un gran regalo.

Cuando comencé a prestar servicios en la capilla de los monjes, algunos de los otros monjes mayores eran, ya saben… un joven monje, ¿qué tiene que decirnos? Pero el Hermano, cada vez que no tenía que dar un servicio dominical en los templos, estaba allí, al frente y en el centro, con una gran sonrisa en su rostro. Y no puedo transmitirles el aliento y la confianza que nos dio a los oradores más jóvenes tener a alguien como el Hermano presente para apoyarnos.

En los últimos años del Hermano, por supuesto, se alejó del trabajo. Tuvo que dejar de dar conferencias y asesoramiento. Y cuando estaba más recluido y en soledad, todavía recibía muchas cartas y yo solía mantener a Daya Mata al tanto de la condición del Hermano. Una vez Daya Ma envió un mensaje a una de las monjas. Ella dijo: “Tenemos que cuidarlo. Es alguien vital para SRF”. Y se lo dije al Hermano y él simplemente rompió a reír (risas). Él dijo: «No estoy haciendo nada» (más risas) Pero no tenía que hacer nada. Sólo había ser.

Durante ese período cuando estaba teniendo dificultades con el cuerpo, un día me miró y dijo: «La forma en que el Maestro me atrajo y me dio las obras, es parte del drama divino». Así que tuvo esa entrega, esa entrega total. Más tarde, en otra ocasión, le dije: «La Madre Divina realmente se lo está dando, ¿no es así?» Y el Hermano me miró y dijo: «Me encantaría devolvérselo» (risas)

El Hermano tenía muchas fotos del Maestro en su habitación, muchas de ellas eran la misma, tal vez de distinto color. Pero las tenía por todo su altar y su habitación. Y una vez refiriéndose a esa imagen del Maestro haciendo pronam, así, dijo: «Estoy en el cielo, qué más podría desear. No tengo otros deseos. Él es Dios para mí «. Y luego le dije:» Eso es lo máximo». Y la respuesta del Hermano fue: «Soy una persona muy simple». Estaba muy concentrado. Y esa es una de las principales cualidades de Dios. Dios es simple.

 

En otra ocasión dijo: “Las imágenes del Maestro se están volviendo cada vez más reales. Es simplemente increíble. Sencillamente increíble». Y luego, el Hermano atravesó por un período en que la Madre Divina se llevó eso, y no estaba seguro de la imagen del Maestro, de si realmente era el Gurú. Después, un día, fue el sexagésimo primer aniversario de que el Hermano entrara al ashram, el 11 de octubre de 2010. Entonces lo supo. Él dijo: “Ahora todo está bien, porque el Maestro está conmigo. Porque amo al Maestro y el Maestro me ama a mí «.

El Hermano fue capaz de crear esas hermosas conferencias para inspirarnos a todos con sus historias del Maestro y su comprensión de la enseñanza. Pero también tenía ese ingenio y sabiduría rápidos. Y sólo me gustaría compartir esto de nuevo. Todos ustedes han escuchado esto antes, pero fue en esa ocasión en la Convocación cuando el locutor lo presentó como ‘El reverendo hermano Anandamoy’. Y luego el hermano se sentó y contó la historia sobre la dedicación del Salón de la India en Hollywood y luego se sentaron alrededor del Maestro y el Maestro miró a su alrededor y dijo: «Pensar que mis niños construyeron esto». Y el Hermano se sintió tan orgulloso de ser uno de los niñitos del Maestro. Luego el hermano le dijo a la audiencia: «¿Escucharon cómo me presentó? El «Reverendo Hermano Anandamoy». Bueno, les digo que, hasta el último día, soy uno de los niñitos del Maestro».

Y para mí, ese es el Hermano Anandamoy.

Una de las últimas tarjetas de Navidad que el hermano me envió, dice: «Querido Nakulananda», y luego dijo algunas palabras muy personales de agradecimiento por nuestra amistad. A continuación, escribió: “Espero momentos felices en el mundo astral, llenos de dicha, según Ma. Mantén al Maestro siempre cerca de ti. Él es un avatar de Dios, omnipresente. Cada vez que piensas en Él estás en su presencia y recibes una bendición.

Gozo para ti. Anandamoy.

 

Tomado del Servicio Conmemorativo por el Hermano Anandamoy

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar