PARAMAHANSA YOGANANDA HABLANDO SOBRE LA NAVIDAD EN LA CONCIENCIA DE CRISTO

PARAMAHANSA YOGANANDA HABLANDO SOBRE LA NAVIDAD EN LA CONCIENCIA DE CRISTO

Paramahansa Yogananda comenzó la práctica de celebrar el nacimiento de Jesucristo con una meditación de todo el día con sus discípulos en 1931. SRF ha continuado manteniendo esta bendita tradición en muchos de nuestros templos y centros de todo el mundo realizando meditaciones durante todo el día.

A continuación, se presentan extractos de su descripción de la primera meditación de todo el día realizada en la sede internacional de SRF en Los Ángeles en 1931.

“Cuando llega la Navidad, la gente suele pensar en comprar regalos para sus seres queridos. Algunos piensan en las bellezas de la música navideña y los servicios religiosos. La mayoría de los celebradores se deleitan en la festividad del árbol de Navidad, con sus brillantes «estrellas» y guirnaldas eléctricas y los regalos envueltos alegremente debajo de sus ramas. Es bueno celebrar el nacimiento de Cristo con canciones, cenas y el intercambio de regalos; pero si la fiesta material se convierte en el único propósito de toda la celebración de Navidad, es una pena, y no se gana nada de valor espiritual…”.

“El significado original de los símbolos religiosos y los días santos a menudo se olvida. Por lo tanto, la mayoría de la gente piensa en la Navidad como una festividad ordinaria y olvida a Cristo, el maestro de ceremonias. Cuando se usa sólo como una ocasión para la festividad, el gran significado espiritual de la Navidad se pierde de vista…”.

“Deberíamos alegrarnos, de que un ser tan santo como fue Cristo nos fuera dado como un ideal de perfección para que la engañada humanidad lo siga. El honor indiferente e inconsciente que se le muestra no nos hará ningún bien”.

“La Navidad debe ser observada de modo que pueda darnos material, mental y espiritualmente, al menos, un nuevo ímpetu para comenzar en el camino de la verdad de Cristo con el comienzo del nuevo año”.

“El año pasado [1931] hicimos esto en el Centro Madre de SRF. Una breve descripción de la forma en que observamos la Navidad dará algunas sugerencias sobre cómo las personas espirituales deberían celebrar la próxima Navidad”.

“Para empezar, hicimos pronto nuestras compras navideñas. Todos los residentes, y todos los demás invitados a la fiesta de Navidad, recibieron un regalo. Por pequeño que fuera su valor monetario, fue rico en nuestro amor. Todos en nuestra familia divina se consideran cercanos a nosotros debido a un vínculo espiritual, que es incluso más fuerte que un vínculo material obligado. Estamos reunidos en el nombre de nuestro Padre Único, y nos hemos reconocido como Sus hijos hechos a Su imagen”.

“Sabíamos que preparar la cena para un centenar de personas, adornar el árbol de Navidad y hacer todos los arreglos necesarios tomaría mucho tiempo, y que, en el estruendo de la actividad, Cristo podría pasar desapercibido del altar de nuestra atención. Así que el día antes de Navidad ayunamos con frutas y suspendimos toda la cocina y otros preparativos para el día de Navidad. Nos sentamos alrededor del árbol de Navidad exquisitamente decorado y alternativamente cantamos y meditamos profundamente, de 8 a.m. a 4 p.m. Después comimos fruta y meditamos nuevamente hasta las 11 p.m. Cuando nos retiramos, muchos invitados, con lágrimas en los ojos, dijeron: Hoy hemos sentido a Cristo y a Dios. Nunca habíamos sabido lo que significaba la inmersión profunda en la Conciencia Cósmica. La mayoría de nosotros nadamos en la superficie del mar del silencio, pero nunca nos zambullimos para obtener las hermosas perlas del contacto con Dios”.

“La mañana de Navidad comenzamos con una meditación, y luego se completaron los preparativos finales y llegó la tan esperada cena. Después de eso pasamos a la apertura de los misteriosos paquetes, luego una meditación de cierre y canto hasta altas horas de la noche. De este modo nuestra Navidad comenzó en la Conciencia de Cristo y terminó en su Conciencia Expandida”.

“Con la llegada de la Navidad, no dejes que tu conciencia se hunda en el pozo de las cenas de pavo, el intercambio de regalos, bailes, festividades y cócteles. Un pozo de pensamientos materiales no es un lugar adecuado para celebrar el cumpleaños de Cristo. En lugar de eso, aleja tu conciencia de los confines de las meras festividades materiales, y con los ojos cerrados entra por la puerta secreta del silencio meditativo para contemplar el vasto altar de la paz que se extiende eternamente hacia arriba, hacia abajo, a la izquierda y a la derecha, delante y detrás, dentro y fuera…”.

«Medita en lo siguiente: «Mi Cristo-Paz está descendiendo sobre cada cosa viviente, sobre cada estrella viviente, sobre cada mota de materia y espacio».

“Celebra la Navidad en el altar del vasto silencio interior; en el santuario de cada deseo, de cada ser vivo en el mundo, en todo el cosmos, celebra el nacimiento de Cristo…»

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar