¿NOS HABLA DIOS TODAVÍA?

¿NOS HABLA DIOS TODAVÍA?

 ¿ Nos habla Dios todavía?

Extracto de «Creación de una vida llena de alegría» por Uma Mata, discípula directa y miembro de la Junta de Directores, cuyo nombre significa «Madre de la Alegría».

LA ALEGRÍA es la mercancía que se multiplica cuando la regalas. Al olvidarse del ego sirviendo a los demás, encontrarás que sin buscarlo, tu propia copa de felicidad estará llena. Podemos encontrar gozo siendo los instrumentos de Dios.

Hay una historia llamada, «¿Nos habla Dios todavía?»

Un joven había ido a un Estudio Bíblico el miércoles por la noche en el que  el Pastor había hablado sobre escuchar a Dios y obedecer la voz del Señor. El joven no pudo evitar preguntarse: «¿Dios habla todavía a la gente?

Después del servicio, salió con unos amigos a tomar café y pastel y discutieron el mensajeVarias personas diferentes hablaron sobre cómo Dios los había guiado de diferentes maneras. Eran aproximadamente las 10 de la noche cuando el joven subió a su automóvil para conducir a casa. Sentado en su automóvil, rezó: “Dios, si aún hablas con la gente, háblame. Escucharé. Haré todo lo posible para obedecer”.

Mientras conducía por la calle principal de su ciudad, tuvo el pensamiento más extraño: «Detente y compra un galón (3,78 litros) de leche».Sacudió la cabeza y dijo en voz alta: «Dios, ¿eres tú?»No recibió respuesta y continuó hacia casa. Pero de nuevo, surgió la idea: comprar un galón de leche.

«Está bien, Dios, en caso de que seas tú, compraré la leche». No parecía una prueba de obediencia demasiado difícil. Siempre podía usar la leche de todos modos. Se detuvo y compró un galón de leche y una vez más se dirigió a su casa.

Al pasar por la calle 7, nuevamente sintió un impulso: “baja por esta calle”. Esto es una locura, pensó, y continuó conduciendo hasta pasada la intersección. Pero una vez más, sintió que debía doblar por la calle 7, así que en la siguiente intersección, dio la vuelta y luego se dirigió hacia la séptima. Medio en broma, dijo en voz alta: «Está bien, Dios, lo haré».

Condujo varios bloques, cuando de repente sintió que debía detenerse. Se detuvo en la acera y miró a su alrededor. Estaba en una zona semi-comercial de la ciudad. No era el mejor vecindario, pero tampoco era el peor. Los negocios estaban cerrados y la mayoría de las casas parecían oscuras, como si la gente ya estuviera en la cama. “De nuevo, sintió algo: ve y dale la leche a la gente de la casa de enfrente”.

El joven miró hacia la casa. Estaba oscuro y parecía que la gente se había ido o ya estaba dormida. Comenzó a abrir la puerta del coche y luego se recostó en el asiento del auto. “Señor, esto es una locura. Esas personas están dormidas y si las despierto, se enojarán y pareceré estúpido.Nuevamente, sintió que debía ir y darles la leche.

“Está bien Dios, si Tú quieres, iré a la puerta y les daré la leche. Si quieres que parezca un loco, está bien. Quiero ser obediente. Supongo que eso contará para algo, pero si no responden de inmediato, me voy de aquí».

Cruzó la calle y tocó el timbre. Podía escuchar algo de ruido adentro. La voz de un hombre gritó: «¿Quién es? ¿Qué quieres? ”Entonces la puerta se abrió ante el joven y apareció un hombre con jeans y camiseta. Parecía que acababa de levantarse de la cama. Tenía una expresión extraña en su rostro y no parecía muy feliz de tener a un extraño delante de su puerta. «¿Qué sucede?» El joven le tendió el  galón de leche, «He traído esto para ti».

El hombre tomó la leche y corrió por un pasillo hablando en voz alta en español. Luego, desde el pasillo, vino una mujer llevando la leche con el hombre que la seguía sosteniendo un bebé. El bebé estaba llorando. El hombre tenía lágrimas cayéndole por la cara. Medio llorando, el hombre dijo:“Justo estábamos orando. Tenemos algunas facturas importantes este mes y se nos acabó el dinero. No teníamos nada de leche para nuestro bebé. Estaba orando y pidiéndole a Dios que me mostrara cómo obtener un poco de leche».

Su esposa que estaba en la cocina gritó: «Le he pedido a Dios que envíe un ángel con un poco de leche… ¿Eres un ángel?” El joven buscó en su billetera y sacó todo el dinero que tenía con él y lo puso en la mano del hombre. Se dio la vuelta y caminó de regreso hacia su coche, las lágrimas corrían por su rostro. Ahora sabía la respuesta a su pregunta. Dios todavía contesta a la oración y Dios todavía nos habla.

Cuida tus propios pensamientos porque todos nuestros pensamientos y acciones tienen un efecto dominó que envía vibraciones a todo el mundo.

 

notas de un devoto

Etiquetas:
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar