“LOS TONTOS DISCUTEN, LOS SABIOS CONVERSAN”. DIRIGE POR MEDIO DE LA COMUNICACIÓN. HERMANO DEVANANDA

“LOS TONTOS DISCUTEN, LOS SABIOS CONVERSAN”. DIRIGE POR MEDIO DE LA COMUNICACIÓN. HERMANO DEVANANDA

“LOS TONTOS DISCUTEN, LOS SABIOS CONVERSAN”. DIRIGE POR MEDIO DE LA COMUNICACIÓN.

 Dirige a través de la comunicación, practica un lenguaje amable
Vamos a hablar sobre cómo integrar la espiritualidad y liderar a través de la comunicación. ¿Alguna vez has estado hablando con otros devotos y no estaban de acuerdo contigo? Una monja fue una vez a Guruji para quejarse de otra monja de la que pensaba que tenía opiniones muy  firmes y con la que no siempre estaba de acuerdo. Guruji dijo: Ella tiene opiniones firmes, pero todos mis discípulos tienen opiniones firmes, porque yo tengo firmes opiniones.

Tenemos que aprender a llevarnos bien. Guruji nos aconsejó que practiquemos el lenguaje amable. Es necesario estar dispuesto a hablar de las cosas. Un día Guruji observó a dos discípulas discutiendo. Una se volvió y se alejó de la otra. Guruji la llamó y le dijo: «Por favor, vuelve y habla».

A menudo decía: “Los tontos discuten. Los sabios conversan». Este es un buen consejo para todos nosotros sobre nuestra inclinación a discutir.

No nos gusta tratar con personas difíciles que quieren discutir. El Guita dice: “¡Oh, Arjuna! no te rindas a la cobardía; ella es indigna de ti. ¡Oh, fulminador de los enemigos, desecha de tu corazón esa mezquina flaqueza! ¡Levántate!».

A veces necesitamos hablar con alguien que es realmente difícil. La ley del karma nos dice que lo que das, lo recibirás. Pero cuando sucede algo, a menudo nos preguntamos: “¿Por qué sucedió esto? No está bien.» ¿Cómo podemos ser espirituales y lidiar con los conflictos?

Necesitamos saber cómo ser amables y cariñosos y luego tratar con las personas. Guruji nos dijo que llevarse bien no significa renunciar a nuestros ideales. Pero, ¿cómo puedes mantener tus ideales sin ser ofensivo?

Algunos pueden meditar mucho, pero nadie quiere trabajar con ellos. Eso no es buena señal. Una vez, estaba hablando con un coordinador que estaba lidiando con una persona difícil. Le pregunté: «¿Qué crees que se supone que debes aprender de esto?»

Dijo: “Necesito ponerme firme y enfrentar a esta persona de buenas maneras. No se puede permitir que continúe la mala conducta en un grupo. Hay una forma constructiva y otra destructiva de hacerlo. Si tienes a alguien en el grupo que es duro y un discutidor, ahuyenta a la gente. Hay sitio para todos, pero no los necesitas en puestos clave.

Mira lo que estás creando, porque lo que hagas puede crear magnetismo. Si dices, «No puedo trabajar con esta persona», eso está creando falta de armonía. No estás dejando a esa persona en un lugar donde puedas tratar con ella.

Una de las hermanas de un devoto nuestro se mudó a otra ciudad. Trató de ayudar al centro allí. La trataron con tanta falta de respeto que nunca regresó. Eso es muy inusual, pero no queremos desanimar a la gente. Si tienes un papel de liderazgo o has sido miembro durante muchos años, observa tu estilo de comunicarte con los otros miembros. Cuando invites a las personas a servir, es muy importante preguntarles: «¿Estarías dispuesto a recibir comentarios y orientación?» Si no están abiertos a ello, no los querrás en esa posición.

Si tienes a alguien que llega tarde o no se presenta, o simplemente no lo hace bien, es tu trabajo ayudarlo y trabajar con él.

 

CÓMO TRATO A LAS PERSONAS ES MI TRABAJO

Durante 18 años, serví en el departamento de personal de los monjes. En ese momento, también era como el centro de información de SRF. Debido a que la comunidad era tan grande, recibíamos muchas llamadas. A veces estaba contando dinero o realizando alguna otra tarea y alguien me llamaba. Yo solía decir secamente: «¿Qué quieres?»

Después de unos años, me di cuenta de que la forma en que trato a las personas es mi trabajo. Entonces cambié mi actitud. Las personas son nuestro trabajo. Preocuparnos por las personas que nos rodean es nuestro trabajo. El mejor tipo de yogui es el que siente por los demás. La forma en que tratamos a las personas que nos rodean es más importante que hacer las cosas.

A las personas no les importa cuánto sabes hasta que sepan cuánto te preocupas por ellos y sus vidas espirituales. El conflicto es normal, pero la forma en que lo manejamos es importante. Tal vez haya una conversación tensa y estés agitado. ¿Cómo lo manejas?

Cálmate. Toma conciencia de tus propios sentimientos. ¿Alguna vez ha tenido una conversación cuando estabas molesto? ¿Cómo te fue? No nos gusta admitir: “Puede que esté un poco enfadado. Soy espiritual, así que se supone que no debo estar enojado». Date algo de tiempo. Yo escribo un diario.

Necesitamos descubrir lo que somos para convertirnos en lo que queremos ser. Primero, tenemos que lidiar con nosotros. Esto es cierto en tus relaciones. Cálmate primero para que puedas tener unas relaciones constructivas.

Comencé el proceso de tratar de comunicarme de una manera espiritual cuando estaba en Lake Shrine y estábamos construyendo un nuevo templo. Tenía un mentor, un devoto que era mi consejero de comunicación. Yo estaba a cargo. Tenía un problema con alguien con quien evitaba tratar. Finalmente, comencé a enfrentarme a la persona pero de manera constructiva.

En una ocasión estábamos de excursión, esperando afuera por los fuegos artificiales en una escuela secundaria. La gente a nuestro lado estaba fumando y el humo soplaba sobre mí y los niños cercanos. Soy alérgico al humo. Pensé, «Déjalo, no le des importancia». Luego, me obligué a hablar con el grupo. Empecé con: “Hola, ¿cómo están? Sé que no son conscientes, pero el humo sopla sobre nosotros y estos niños. ¿Les importaría moverse a otro lugar un poco más lejos? »

Ellos respondieron: “No nos importa. Estaríamos felices de hacerlo».

No me acerqué a ellos con un “Oigan. ¿Tienen idea de lo que están haciendo?” La mayoría de las personas son razonables siempre que tú estés tranquilo y seas amable. Tu corazón tiene cerebro. Permanece tranquilo, amable, cariñoso y claro.

Si estás meditando y empiezas a pensar en un tema, empiezas a pensar: “¿Por qué lo hicieron? ¡Y su tono de voz!” Primero tienes que lidiar contigo mismo y con tus sentimientos.

Recomiendo encarecidamente no utilizar el correo electrónico para problemas graves. Puedes escribirlo con enojo, luego leerlo más tarde y decir: “¡Oh, Dios mío! Estaba realmente enojado. Ojalá no lo hubiera dicho de esa manera». El teléfono es mejor, si conoces a la persona, pero en persona es todavía mejor.  Por ejemplo, puedes decirle a alguien que está sirviendo y llega tarde: “Llegas tarde. Y eso está causando algunos problemas”. Explícale cómo está causando problemas. Comunícate de forma clara. Si es muy sensible, reúnete con él en persona.

 

ES IMPORTANTE HACER UNA CONEXIÓN CON LAS PERSONAS

Hace años, me había trasladado a un nuevo ashram. La oficina en la que estaba no tenía teléfono y realmente necesitaba un teléfono. Le pregunté a la persona a cargo de eso: “¿Me puedes dar un teléfono?

Él respondió: «Hay mucha gente que quiere cosas aquí», y se alejó.

Pensé: «Necesito conocer a esta persona». Estaba pensando en ello en meditación. Sabía que tenía que lidiar con eso. Finalmente me acerqué a él y le pregunté: «¿Tienes unos minutos?» Luego le pregunté: «¿Cómo estás?»

Él respondió: “Mi vida aquí se está derrumbando. No puedo terminar nada porque tengo mucho que hacer». Continuó hablando durante unos treinta minutos. Después de eso, debido a que yo estaba escuchando, le dije: «No tenía idea de la presión bajo la que estabas, pero realmente necesito un teléfono».

Él respondió: “Sí, debería haberlo puesto”. Esa tarde pasó dos horas colocando mi teléfono. Ese es el poder de una buena comunicación.

Tienes que estar dispuesto a escuchar pero también tienes que tener claro lo que vas a decir. Esto es especialmente importante si lideras un grupo. Si eres responsable de un área, asegúrate de preguntarle a la gente cómo les va.  ¿Alguna vez alguien te corrigió cuando sabías que no se preocupaba por ti? Si sé que les importo, haré cualquier cosa por ellos. Es importante establecer una conexión con las personas.

Comunícate de forma amable. «¿Eres consciente de ello? Intenta hacerlo mejor en el futuro».

Para los coordinadores, es su trabajo crear armonía y asegurarse de que no estan creando desarmonía. A veces tienes que ser impopular si tomas una decisión difícil. He tenido que eliminar a los pendencieros que se negaban a escuchar o cambiar.

 

PARA REPASAR:   Primero analiza tus propios sentimientos. Llevar un  diario funciona. Tranquilízate. Si te reúnes con la persona, mantente tranquilo y cariñoso. No trates cosas sensibles a través del correo electrónico. Quizás las pequeñas cosas se puedan abordar de esa manera. Siempre pregunta al principio, «¿Cómo estás?», Y luego mantén la calma y escucha. El Departamento del Centros está aquí para ayudarte. Asegúrate de llamar para recibir orientación. Es posible que algunos no te aprecien o agraden, pero estás desempeñando un papel importante. Mientras intentas llevarte bien contigo mismo, también debe practicar el arte de llevarte bien con los demás. Es un arte importante, pero desafiante y difícil.

Hay varias prácticas que son necesarias para saber llevarse bien con uno mismo. El Maestro dijo: Cualquiera que sea extremadamente emocional o inquieto por los malos hábitos nunca podrá llevarse bien consigo mismo. Si tu conciencia te dice todo el tiempo que estás equivocado, ¿cómo demonios puedes esperar llevarte bien contigo mismo?, y cuando conozcas a otros, descubrirás que no extenderán su confianza y buena voluntad hacia ti. Porque quien va en contra de su conciencia desconfía de sí mismo, y eso se refleja en su carácter. La conciencia del hombre le habla todo el tiempo y constantemente lo empuja a cambiar y a comportarse correctamente. Así que escucha siempre a tu conciencia, la voz de tu yo interior; está ahí para ayudarte a llevarte bien contigo mismo«.

Notas de un devoto

Etiquetas:
,
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar