Las enseñanzas más profundas de Jesucristo – Hermano Saralananda, extractos

Las enseñanzas más profundas de Jesucristo – Hermano Saralananda, extractos

HERMANO. SARALANANDA [extractos] – Les deseo a todos una temporada navideña muy bendecida. Que la realidad del amor de Cristo sea una realización profunda y duradera para ti en esta Navidad, mientras meditas y te esfuerzas por compartir el amor de Cristo con todos.

El tema de nuestro servicio de esta mañana es «Las enseñanzas más profundas de Jesucristo».  . . .

 

Verdades profundas escondidas dentro de símbolos, malas interpretaciones o malas traducciones

En el Antiguo Testamento hay una historia de Jacob, que era uno de los nietos de Abraham. Y Jacob viajaba hacia la ciudad de Hebrón, y se detuvo a descansar por la noche. Se durmió y tuvo un sueño, y en el sueño vio una escalera gigante que se extendía desde la tierra hasta el cielo, y había ángeles subiendo y bajando por esa escalera.

La Biblia no explica el sueño que tuvo, y eso es típico de varios lugares de la Biblia donde hay una simbología profunda, pero solo se nos da el símbolo.

Una vez un ministro estaba de visita en una clase de escuela dominical y preguntó: “¿Hay algún niño que quisiera hacerme una pregunta?” Y uno de los niños pequeños tenía en mente esta historia de la escalera de Jacob y dijo: “¿Por qué los ángeles subían y bajaban por la escalera cuando tenían alas?”

Y el ministro no sabía muy bien cómo responder esa pregunta, así que dijo: “¿Hay algún niño que quisiera responder esa pregunta?” [risas de la audiencia]

En nuestro camino de Kriya Yoga, somos muy afortunados de contar con una línea de gurús realizados en Dios que han alcanzado los estados más elevados de conciencia: la conciencia Crística y la conciencia Cósmica. Y desde esos estados muy elevados de conciencia, pueden explicarnos el significado, el significado más profundo detrás de los símbolos de la Biblia.

Y pueden explicarnos en el lenguaje moderno esa verdad más profunda que puede ayudarnos a practicar varios principios espirituales en el camino espiritual y así progresar más rápidamente para volver a percibir internamente la paz de Dios, el amor de Dios, el gozo de Dios interior, haciéndonos más capaces de compartir esa generosidad interior con los demás.

En su libro Autobiografía de Yogui, nuestro amado gurú Paramahansa Yogananda escribió:

“Uno de los períodos más felices de mi vida lo pasé dictando mi interpretación de parte del Nuevo Testamento. Imploré fervientemente a Cristo que me guiara para descubrir el verdadero significado de sus palabras, muchas de las cuales han sido gravemente incomprendidas durante veinte siglos.

“Una noche, mientras estaba orando en silencio. Contemplé la forma radiante del bendito Señor Jesús. Sus ojos eran eternamente maravillosos; mientras yo los miraba, iban cambiando infinitamente. Con cada transición divina en su expresión, entendí intuitivamente la sabiduría transmitida.

Un Santo Grial apareció en su boca; descendió a mis labios y luego regresó a Jesús. Después de unos momentos pronunció hermosas palabras”. Y el Maestro dijo que Cristo le dijo: “Bebemos de la misma copa”, es decir, beben de la misma copa de la conciencia de Dios.

Y por eso el Maestro ha venido a nuestras vidas para ayudarnos, a explicarnos verdades espirituales profundas que, si las practicamos, podemos transformar nuestra conciencia. Podemos elevar nuestra conciencia desde la conciencia del cuerpo hasta la supra-conciencia y la conciencia Crística, y finalmente a la conciencia Cósmica. Y explica las cosas sin interpretaciones equivocadas, sin dogmas superficiales.

Hay un niño que pudo apreciar esto. Él estaba en una clase de escuela dominical, una clase de Escuela Dominical de SRF, y les dieron la tarea de escribir una carta al Maestro. Y parte de su carta decía:

“Querido Maestro, siempre he estado en SRF. No recuerdo un tiempo en el que no supiera de ti. Gracias por hacernos la vida más fácil de vivir. Gracias también por interpretar cosas para que no tengamos que adivinar. Y, por último, gracias por no contarnos muchas cosas realmente estúpidas”. [risa]

Aquí vemos, que hay un alma vieja en un cuerpo joven que probablemente estuvo harta en una encarnación anterior de que le dijeran muchos dogmas divisivos y diferentes malas interpretaciones, y pudo apreciar la interpretación clara como el cristal y el lenguaje moderno que nuestro amado Gurú brinda de las enseñanzas más profundas de Jesucristo. . .

Paramahansaji le da al Dr. Lewis una lección sobre el ojo espiritual

Uno de los primeros discípulos clave del Maestro aquí en Estados Unidos fue el Doctor Lewis, quien en el momento en que conocieron era un joven dentista que ejercía en el área de Boston. Y se conocieron en Nochebuena, hace ahora poco más de 100 años, 1920. Y cuando se conocieron, el Doctor Lewis tenía todo tipo de preguntas para el Maestro sobre el camino espiritual. Y durante su conversación dijo: “La Biblia nos dice: ‘La luz del cuerpo es el ojo; pues, si tu ojo es sencillo, todo tu cuerpo estará lleno de luz’. ¿Puede explicarme esto?”

Y el Maestro dijo humildemente: «Creo que sí».

El médico todavía tenía dudas y dijo: “Le he preguntado a muchas personas y nadie parece saber el significado. ¿Puede mostrarme estas cosas?

Y nuevamente el Maestro dijo humildemente: «Creo que sí».

Y el doctor finalmente dijo: «Entonces, por el amor de Dios, muéstremelo».

Y el Maestro pudo bendecir al Doctor Lewis y elevar su conciencia para que por primera vez en su vida viera la luz del ojo espiritual. Y así, el gurú no sólo puede entrar en nuestras vidas para explicar las enseñanzas más profundas, sino que también está ahí con nosotros en cada paso del camino mientras practicamos, bendiciéndonos, guiándonos y ayudándonos a elevar nuestra conciencia. . .

Y por eso, con solo saber que debemos levantar la mirada diariamente y concentrar nuestra mente en el centro Crístico, somos muy bendecidos de tener esa instrucción más profunda. Porque este es un centro muy sensible en nuestra conciencia para sentir la presencia de Dios: la paz de Dios, el amor de Dios, el gozo de Dios, la luz de Dios. . .

La forma social de ampliar la copa de nuestra conciencia

“Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

“Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”.

Ahora bien, la meditación es la forma interior de expandir la copa de nuestra conciencia. Pero el Maestro también habla de la forma social de expandir la copa de nuestra conciencia: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Cristo irradió el amor incondicional de Dios a todos. Él irradiaba ese amor perfecto; nuestro propio Gurú hizo lo mismo.

Todos deben recibir ese amor. . .debemos enviar este amor a todos, no sólo a aquellos que son amables con nosotros; y expresar amor y bondad hacia aquellos que no son amables con nosotros no siempre es fácil. Pero Cristo nos mostró el camino donde en esa situación extrema de la crucifixión, incluso entonces pudo orar: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. Incluso entonces, mostró ese amor perfecto.

UNA HISTORIA: Expresar bondad hacia aquellos que no son amables con nosotros

Hay una mujer que una vez llamó a una empresa para que le cambiaran el calentador de agua. Y apareció un hombre muy hosco que estaba de mal humor y, ella estaba tratando de entablar conversación con él mientras él iniciaba su trabajo; y él daba respuestas muy cortas, respuestas muy cortantes; No estaba realmente interesado en tener una conversación con ella.

Y entonces ella simplemente pensó: “Bueno, él es sencillamente un viejo amargado”, y simplemente lo dejó en paz y él hizo su trabajo. Y cuando terminó el trabajo, tuvo que esperar a que alguien viniera y le ayudara a sacar el calentador de agua del sótano. Así que ella lo invitó a sentarse a la mesa de su cocina y le ofreció un poco de café. Y él dijo: «No», y simplemente se cruzó de brazos y no habló más.

Pero unos momentos después dijo: «¿Qué es eso que parpadea en la mesa de su comedor?» Y ella se acercó, lo cogió y lo trajo. Y esto fue en el momento en que se estaban diseñando y creando estas células solares (relojes que funcionan con energía solar). Y era uno de esos relojes solares, y mostraba la hora y el nombre de la empresa para la que ella trabajaba.

De modo que él quedó fascinado por esta nueva tecnología y la puso junto a él sobre la mesa; y ella simplemente siguió con sus asuntos, pero vio que él estaba mirando este pequeño reloj y quedó intrigada.

Y así, finalmente, llegó el otro asistente. Sacaron el calentador de agua del sótano y firmaron la documentación final; y justo cuando estaban a punto de separarse, esta mujer sintió un pequeño impulso en su corazón de hacer algo amable por este hombre que no había sido muy amable con ella.

Y ella dijo: «¿Esperaría un momento?» Él dijo: “Sí”, y ella entró y tomó ese pequeño reloj solar. Luego ella dijo: “Tome, llévese esto”. Y el gesto lo conmovió mucho.

Y él dijo: “¿Está segura?” Y ella dijo: “Sí, me gustaría que lo tuviera”. Y entonces, él estaba a punto de irse y ella pudo ver que estaba muy conmovido. Y él se volvió hacia ella y le dijo: “Sabe, mi esposa murió hace seis semanas; y ésta es la primera cosa amable que alguien ha hecho por mí”.

Y luego se separaron; y la mujer simplemente regresó a su cocina. Se sentó en la silla y empezó a llorar. Ella estaba tan, tan conmovida por ese momento. Ella había respondido a ese llamado interior a ser amable, a expresar bondad hacia alguien que no había sido tan amable con ella. Y su corazón se había convertido en un canal para que el amor de Dios se extendiera y tocara esta alma en un momento de gran necesidad.

 

“No hay acción más liberadora”

Y así, en nuestras propias vidas podemos ser estos pequeños canales para que el amor de Dios se extienda y toque las vidas de los demás, compartiendo el amor con aquellos que nos aman y con aquellos que, tal vez, son crueles con nosotros, y enviarles ese mismo amor incondicional a ellos. Y esta es una parte muy profunda de las enseñanzas de Cristo: “Amar a tu prójimo como a ti mismo”, y hacerlo tan perfectamente como podamos. Es una parte muy profunda.

Una vez el Maestro dijo: «No hay más acción liberadora».

Entonces, de todas las acciones externas que podemos realizar, él describe la acción exterior más liberadora. «No hay acción más liberadora que ofrecer sinceramente bondad a las personas a cambio de crueldad». No hay acción más liberadora que esa para sacarnos del ego egoísta y llevarnos a este reino de la Conciencia Crística, su amor más perfecto. No hay más acción liberadora

La cita completa del Maestro dice:

“Haz todo lo posible para hacer felices a los demás. No puedes complacer a todos, pero a aquellas almas que se crucen en tu camino, da bondad y amor. No hay acción más liberadora que ofrecer sinceramente bondad a las personas a cambio de crueldad. ¿Por qué no ser como una flor que desprende su fragancia incluso cuando es aplastada en la mano?”

Y luego cita el Guita y dice: «El Guita enseña: ‘Aquel que está libre de odio hacia todas las criaturas, es amigable y bondadoso con todos, es querido para Mí'».

Amigable y amable con todos. Ese era Cristo; ese es Cristo. Y nos pide que sigamos sus pasos.

Y así, mientras te esfuerzas por sentir ese amor infinito de Cristo en tus meditaciones esta Navidad, y luego mientras intentas expresar ese amor infinito hacia todos aquellos que se cruzan en tu camino, que la presencia viva de Cristo sea una realidad más profunda para ti esta Navidad. Que sientas que él camina a tu lado, bendiciéndote, guiándote, elevándote, mientras te esfuerzas por vivir en armonía con los principios que él enseñó.

Y nuevamente, no siempre es fácil expresar amor y bondad hacia aquellos que no han sido amables con nosotros. Y puedes mantenerte alejado de algunas personas, pero desde esa distancia para enviarles amor, para enviarles buena voluntad; y luego puede llegar un momento en el que puedan reunirse, hablar y compartir ese amor personalmente. Y es posible que a algunos nunca los conozcamos y simplemente desde una distancia muy lejana en todo el mundo les enviemos amor y buena voluntad; simplemente ese amor universal que se extiende para querer ayudar, para querer que todos encuentren la felicidad, que todos sientan la cercanía, el amor y la alegría de Dios. . .

Oh, Cristo infinito, eleva nuestros corazones y nuestras mentes. Ayúdanos a sentir Tu presencia viva, Tu presencia amorosa, dentro de nuestros corazones. Bendícenos. Ayúdanos a vivir siempre en sintonía contigo.

Aum. Paz. Amén.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar