LA HERMANA SHANTI DESCRIBE CÓMO ENTRÓ EN LA ORDEN MONÁSTICA DE SRF

LA HERMANA SHANTI DESCRIBE CÓMO ENTRÓ EN LA ORDEN MONÁSTICA DE SRF

Era el año 1952 y yo trabajaba como secretaria del asistente del gerente en el Hotel Ambassador,  en Wilshire Boulevard de Los Ángeles; un trabajo fascinante en un entorno de élite, donde conocí a varias personalidades de renombre mundial. Pero sabía poco del impacto que tendría en mi vida el sonido de un nombre cuando lo oí por teléfono.

El 6 de marzo, el secretario de un productor de películas cinematográficas llamó al hotel y pidió que se enviara un mensaje a Paramahansa Yogananda. En el momento en que escuché ese nombre, un enorme gong sonó en mi pecho. Mi cabeza se agitó, la alegría brotó en mi corazón y en mi mente y ni siquiera pude caminar en línea recta, mientras me dirigía al mostrador de reservas para organizar la entrega del mensaje. Me dijeron que ninguna persona con ese nombre estaba registrada en el hotel, aunque el Embajador de la India y su comitiva se encontraban alojados en el mismo. Durante todo el camino de regreso a mi oficina, el nombre siguió girando en mi conciencia y yo me llenaba cada vez más de amor y alegría. Poco tiempo después, el productor de la película llamó y preguntó: «¿Qué nombre le dio mi secretario?». Le dije: «Paramahansa Yogananda» y él exclamó: «¡Eso es lo que creo que le oí decir! Ese no es el nombre que le di. ¡Él no sabe por qué dijo eso!».

El resto de ese día permanecí en un extraño estado de conciencia interna y experimenté un profundo sentido de conexión con ese nombre. Luego llegó el 7 de marzo, el fatídico día del mahasamadhi de Paramahansa Yogananda. Lo leí en el periódico y sentí que había perdido a mi mejor amigo. ¡Fue devastador! Parecía que mi vida había terminado de repente. Seguí pensando: «¡Le he echado en falta! ¡He esperado toda mi vida por él y ahora le echo de menos!». Pero realmente no sabía a qué me refería, porque no estaba buscando un maestro o un camino. Aun así, en lo más profundo de mi conciencia, sabía que era verdad, que había estado echando de menos a la persona más importante de mi existencia.

A partir de ese momento, ya no encajaba con mi vida bien organizada y bastante glamurosa. De repente cancelé planes importantes, dejé de ver a personas que conocía y comencé a buscar en los libros. Nunca se me ocurrió ver si Paramahansa Yogananda alguna vez había escrito un libro. Simplemente sentí que se había ido y que le había echado de menos. Después de leer cuatro volúmenes de orientación metafísica que no satisfacían la profundidad de mi necesidad, volví a buscar en la misma fila de libros en la Biblioteca Pública de Hollywood con mi madre, que se había contagiado con parte del fuego que ardía dentro de mí. Después de pasar casi la primera sección que creía haber repasado detenidamente, un libro cayó del estante superior, me golpeó en la cabeza y saltó al suelo. Mi madre lo recogió y se quedó sin aliento cuando se volvió hacia mí: Autobiografía de yogui, de Paramahansa Yogananda. ¡Allí delante de mí estaba el nombre que buscaba mi corazón, y el rostro cuyos ojos penetraban el alma!

Lo leí por la noche y ella lo leyó mientras yo estaba en el trabajo. «Lectura» no es quizás una palabra adecuada para describir la forma en que fuimos absorbidas por la experiencia de entrar en el mundo de la Verdad. El origen de la vida, el discipulado, la dispensa de Kriya Yoga, todo quedó claro en la Autobiografía de un yogui.

Asistimos a un servicio en el Templo de Hollywood que me abrumó con la misma «presencia» que había sido tan fuerte la mañana que escuché el nombre del Gurú por teléfono. Después del servicio, Meera Mata fue muy amable al recibirnos y después de unos momentos, me sugirió que fuera a la Sede Central, en Mount Washington y conociera a su hija, Mrinalini Mata. Fuimos y supimos de la orden monástica, y fui «capturada» por tercera vez: primero por Paramahansa Yogananda, segundo por la Autobiografía de un yogui y ahora por el ideal de una vida de renuncia dedicada únicamente a Dios.

Después de contar la historia sobre el efecto que tuvo en mí el escuchar el nombre de Paramahansaji el 6 de marzo, supe que había estado en el hotel esa mañana asistiendo a un desayuno ofrecido para el Embajador de la India, su Excelencia Binay R. Sen. Ese desayuno tuvo lugar en la habitación contigua a mi oficina. El Maestro estaba sentado justo al otro lado de la pared de mi escritorio cuando recibí la llamada y escuché su nombre.

El Gurú está llamando a todos los suyos a través de su colosal Autobiografía. Algunos de nosotros simplemente tardamos un poco en responder y tenemos que ser golpeados en la cabeza —¡como yo!— , pero cuán bendecidos son cada uno de los millones de personas que escuchan su «voz» y responden a su llamada, potente y clara.

Etiquetas:
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar