LA FE: CÓMO APRENDER A EXPRESAR LA INTUICIÓN INFALIBLE DENTRO DE NOSOTROS – HERMANO BHUMANANDA (2ª PARTE)

LA FE: CÓMO APRENDER A EXPRESAR LA INTUICIÓN INFALIBLE DENTRO DE NOSOTROS – HERMANO BHUMANANDA (2ª PARTE)

Hemos hablado un poco sobre Kriya y la meditación, pero la devoción también es muy importante. Algunos devotos dicen: “Sólo dame Kriya yoga, pues no soy muy inclinado a la devoción”. El Maestro nos dijo que necesitamos ambas. El Maestro dijo que conocía a un yogui que había practicado las técnicas, pero se había olvidado de amar a Dios. Dijo que era como un robot espiritual. Nunca podremos encontrar a Dios por muchos millones de Kriyas que practiquemos. Dios no está en venta, para decirlo sin rodeos. Pero cuando le ofrecemos nuestro corazón, Él no se puede resistir. A veces, el cuerpo se resiente. La Hermana Gyanamata dijo que cuando esto suceda, había que tomarlo con calma. Ella nos dijo: «Dile a Dios: “Tú tienes el poder de quitarme esto instantáneamente. Úneme con Tu conciencia”, si no estás bien, pero haces lo mejor que puedes, a los ojos de Dios, eres un devoto perfecto.

Un águila volaba y vio un pajarito acostado de espaldas con las patitas en el aire. «¿Qué estás haciendo?», le preguntó.

«El cielo se está cayendo y estoy tratando de sostenerlo», le respondió el pajarito.

El águila se rio y dijo: «Eres la cosa más tonta que he visto en mi vida. ¿De verdad crees que puedes hacer que algo cambie?»

El pajarito respondió: «Uno hace lo que puede».

Esta es una regla del sendero espiritual. Tan sólo dile a Dios y al Gurú que haces lo que puedes.

¿Qué es la sintonía con el Gurú cuando tratamos de modelar nuestras vidas según su ejemplo?

Nuestro Gurú nos dijo que surge un sentimiento creciente desde tu corazón, el centro de la intuición. El Maestro se alegra cuando tú sientes eso en cada fibra de tu ser, cuando sabes que no hay prueba que no puedas afrontar con coraje y fe duradera. La sintonía con el Gurú es una de las más altas manifestaciones de la fe. El amor de Gurú es tan grande que no importa qué, él nos perdona. Cuando Él nos ama, y ​​lo amamos con todo nuestro corazón. Recuerda esto cuando reces a Dios como un mendigo o con dudas, diciendo: «Señor, no sé si me estás escuchando». El secreto de la eficacia en la oración es cambiar el concepto de mendigo a hijo de Dios.

El Maestro contó una historia que sucedió cuando conducían entre Mount Washington y Encinitas.

A menudo se detenían en Laguna Beach. Una vez envió a uno de los devotos a conseguir pan escocés, lo que ahora llamaríamos galletas de mantequilla. Como el estudiante regresó con dulce de azúcar, el Maestro le preguntó: «¿Por qué has regresado con dulce de azúcar cuando te he pedido pan escocés?”. El devoto explicó que la persona de la panadería le había dicho que no había más pan escocés que un paquete reservado para otro cliente.

El Maestro miró hacia arriba y dijo: “¡Madre del Universo! ¿Qué es esto? Yo sabía que me darías el pan escocés».

Los devotos informaron que una luz brillante se movió a través del cielo hacia la tienda. El panadero corrió hacia el coche del Maestro, que estaba en el extremo más alejado del estacionamiento. Le entregó el paquete con el pan escocés y dijo: “Tome. Le daré una disculpa al otro cliente”. Y el Maestro lloró, porque la Madre del Universo lo había cuidado.

Él te cuida cuando estás realmente en sintonía con Él.

Una vez yo necesitaba una silla. Encontré una, pequeña y endeble, pero el precio estaba bien. En la tienda de al lado, encontré la silla perfecta. Era resistente y encajaba perfectamente. Regresé diez minutos más tarde a buscar la silla endeble. Faltaban diez minutos para cerrar. Cuando el dueño nos vio, fingió no vernos y se alejó rápidamente hacia su coche y se fue. El otro monje que estaba conmigo se inclinó y me dijo: «El Maestro realmente no quiere que tengas esa silla”. Pero la historia no termina ahí. Cuando regresamos al ashram, todavía estaba buscando una silla. Una de las monjas llamó hablando de una silla que les habían donado y que era demasiado grande para ellas. Cuando fuimos a verla, era una réplica exacta de la que tenía antes. Entonces me di cuenta de por qué el dueño de la tienda había actuado tan extrañamente. La Madre Divina no quería que él estropeara la sorpresa.

A menudo me doy cuenta de lo importante que es decir: “Gracias Dios mío. En verdad Tú cuidas a tus devotos”.

El Maestro fue designado divinamente. Babaji le dijo: «Tú eres el que he elegido». Y qué ejemplo tan maravilloso es nuestro Gurú.

En una ocasión, el Maestro había recaudado algo de dinero el día antes de que el depósito de garantía sobre Mount Washington venciera. Le faltaban $ 5.000 dólares. Había consultado a todos los estudiantes, pero no llegaba ninguna ayuda. Les dijo a los devotos: «Dios siempre viene a mí al final». Los estudiantes le dijeron: «No se preocupe. Todo saldrá bien». Él les dijo: «No me digan que todo estará bien». Se puso a orar al Señor durante largo tiempo pidiéndole una respuesta. Dijo que había orado como si fuera un año. Escuchó al Señor decir: «Vete a la cama». Entonces ocurrió un milagro.

Una gran ráfaga de viento abrió una ventana. De repente, recordó a la Sra. Julia Test. Descolgó el teléfono y la llamó. Ella le dijo: «Le daré $ 200.00. Él le explicó que necesitaba $ 5,000. Ella le dijo entonces que tenía $ 5,000 que le había prestado a una segunda persona y que recientemente se los había devuelto. Ella le preguntó si los aceptaría haciendo una segunda hipoteca. Él respondió que lo haría, pero le pidió que se reuniera con él inmediatamente en la oficina del depósito en garantía.

El Maestro dijo que cuando llegaron a la oficina, un hombre estaba esperando para comprar la propiedad con una oferta de $ 10,000 más que la nuestra. “Pero Dios estaba escuchando. ¡Mount Washington era nuestro!» él exclamó.

Ve, pues, con voluntad indomable. Expresa ese espíritu poderoso cuando las cosas se pongan difíciles.

Un último punto, y este es importante. Cuando lees en «Autobiografía de un yogui” en la resurrección de Sri Yukteswar, donde habla sobre Hiranyaloka, tal vez algunos de ustedes hayan pensado: “Oh, al final de mi vida quiero ir allí”. Este deseo también ha surgido en mí. Pero hay un problema. No soy elegible.

Para subir a ese nivel más elevado de Hiranyaloka, hay que pasar de salvikalpa samadhi a nirvikalpa samadhi. Pero tengo un plan. Los Maestros han prometido que al final de la vida Sri Yukteswar o el Maestro, o ambos, o alguno de los otros Maestros de SRF, vendrán a recibirnos. Así que voy a tener una conversación con ellos. «Amado Maestro, querido Sri Yukteswar, sé que no soy elegible para Hiranyaloka, pero ¿podéis admitirme de todos modos? El que nos creó a todos y todas las reglas está mucho más allá de cualquier regla. Todas las cosas son posibles para Dios».

Si un joven intenta ingresar a la universidad, pero no tiene el título necesario, es posible que no ingrese. Pero si su familia conoce al rector de la universidad, el rector dice: «Conozco a esta familia y a este joven. Así que voy a ser flexible con las reglas».

Si Dios cree que estás listo, puede inclinarse hacia ti y en un instante tu karma habrá desaparecido y serás libre. Una de las leyes más elevadas es la creativa gracia de Dios. Con las bendiciones del Gurú, todo es posible. Solo hay una regla que debes seguir, y esa es el amor a Dios. Si amamos profundamente a Dios, seguiremos la sadhana y seguiremos los principios de vida que nos ha dado el Maestro. Sigue todos los principios, pero no te sientas restringido. Es nuestro gozo seguir a este Gurú con el gozo de nuestros corazones por amor al Maestro.

Pero, ¡Espera! ¡Auxilio! ¿Qué pasa si Dios dice que todavía no estás listo? Entonces nosotros debemos recordar ese hermoso canto, «¡Un día o mil años, Señor!»

¿Cuánto tiempo nos llevará? Cuando amas a Dios, el tiempo no importa. Dejemos que sea el esfuerzo lo que importe. ¿Cómo puedo amarte más? Sigue buscando, esforzándote, esperando, anhelando a Dios, y siempre, recordando siempre, que todo es posible con Él.

El Maestro dijo que, si lo amamos con todo nuestro corazón, Él borrará todo nuestro Karma.

El hermano Bhumananda luego dirigió a los devotos en una meditación, para los que no habían podido venir a la Convención, enviémosles el gran resplandor de Dios y el amor del Gurú desde nuestras propias almas.

“Padre, Tú estás libre de todo karma.

Yo Soy tu hijo.

Estoy libre de karma.

¡Ahora y siempre! «

 

Charla dada en la Convención de 2018. Notas

Etiquetas:
, ,
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar