LA FE: CÓMO APRENDER A EXPRESAR LA INTUICIÓN INFALIBLE DENTRO DE NOSOTROS – HERMANO BHUMANANDA (1ª PARTE)

LA FE: CÓMO APRENDER A EXPRESAR LA INTUICIÓN INFALIBLE DENTRO DE NOSOTROS – HERMANO BHUMANANDA (1ª PARTE)

«La Fe: Cómo aprender a expresar la intuición infalible dentro de nosotros».

Hermano Bhumananda

Somos una gran familia. Después de oír el maravilloso satsanga de anoche del Hermano Chidananda (me maravilló que fuera tan completo), cuando llegué a casa en el ashram, pensé: “¡Oh! Debo seguir eso”. Luego pensé en uno de los puntos mencionados por el Hermano: eliminar cualquier engaño que surja de nuestra conciencia y arrojarlo realmente fuera del alma, y ​​de ese modo llegar a conocer la hermosa conciencia que tenía el Hermano cuando regreses a casa. Mantén esa profunda conciencia nacida del alma que tenía el Maestro. Esto también es para nosotros. Es regio y apropiado para ese maravilloso satsanga seguir con una clase sobre la fe.

Algunas personas piensan en la fe como una creencia, pero la fe es algo mucho más profundo y más fuerte. Viene por la experiencia. Pero tienes que probarlo con acción espiritual. Así es como entiendes la fe pura. Si tomas estas enseñanzas, no durante meses, sino durante años, de repente te darás cuenta: «Oh, ¡Dios mío! ¡Esta es una vida diferente para mí! » Es como una oruga arrastrándose y emergiendo como una mariposa de la omnipresencia.

Cuando practicas Kriya, cada chispa de tu conciencia es espiritualizada con la luz de Dios. Sri Daya Mata habló en estas Convenciones durante muchos años. A menudo, su mensaje era simplemente: “Medita. Pídele al Gurú que te guíe a medida que avances». Pero cuando ella hablaba, estábamos totalmente absortos. ¿Por qué? Porque ella conocía a Dios. Ese es el poder de la fe. Viene cuando practicamos las enseñanzas. El Maestro dijo que la verdadera fe tiene sus raíces en la realización de Dios.

La vida es difícil. Cada uno de nosotros tiene que lidiar con la fuerza opuesta del engaño. A veces hacemos las cosas mal. A menudo caemos en los surcos de los malos hábitos. Pero cuando estés luchando, recuerda que tu lucha es temporal. Pero el amor del Gurú por ti como su hijo perfecto, eso es para siempre. El hombre, al sucumbir al mal por un tiempo, puede eclipsar la luz de su alma, pero eventualmente se dará cuenta de que es perfecto, incluso como lo es Dios. La naturaleza perfecta del alma es de donde brota el manantial divino. Puedes taparlo o ignorarlo, pero esa divinidad que eres siempre está tratando de expresarse.

Algo dentro de ti siempre se ha rebelado ante la idea de la enfermedad, la vejez y la muerte. Ese algo es tu alma, porque sabe que eres eterna alegría. La forma en que experimentamos esto es practicando las enseñanzas.

Algunos no se dan cuenta del valor de los Ejercicios de Energización. Ellos aumentan nuestra vitalidad equilibrando el cuerpo. Reducen la tensión. Si los practicas fielmente, con profunda concentración, nos hacen sentir que no somos estas pequeñas máquinas. Cuando nos dedicamos a practicar los Ejercicios comenzamos a sentir y expresarnos de esa manera.

El Hermano contó la historia de Jesús y la higuera, tomada de la Segunda Venida de Cristo.

“En el incidente de la desventurada higuera tenemos un provocativo contraste entre lo humano y lo divino, al manifestarse simultáneamente en un hombre: la reacción humana ante una decepción que se exteriorizo en la forma en un poder divino. Jesús tenía hambre y buscó fruta en la frondosa higuera, pero en la estación equivocada. Al no encontrar higos, ¡simplemente quiso que el árbol dejara de existir! Puesto que la voluntad y la fuerza vital presentes en el cuerpo de Jesús, estaban en sintonía con la Voluntad Cósmica y la Vida Cósmica, simplemente hicieron que la vida y la voluntad que hasta entonces sustentaban a la higuera se retirasen. Del mismo modo que un ingeniero electricista que tiene acceso a todos los interruptores de la dinamo principal que controla la luces en una ciudad puede conectar o desconectar a voluntad una sola lámpara o todas ellas, así Jesús, siendo uno con el Ingeniero Electricista Cósmico podía encender la vida en la lámpara apagada del cuerpo sin vida de Lázaro, o desconectar la vida que circulaba en la higuera.

Aunque desde el punto de vista racional era ilógico por parte de Jesús esperar que la higuera diese frutos fuera de estación (puesto que el árbol producía de acuerdo con las leyes de la naturaleza, instituidas por el Creador), aun así, el acto impulsivo de Jesús fue una nueva demostración por medio de la cual pudo enseñar a los discípulos que la imagen de Dios en el hombre no puede ser restringida ni siquiera por la irritante inflexibilidad del universo material. El ser humano posee la omnipotencia divina, siempre y cuando abandone el engaño cósmico y, mediante la meditación, se eleve de la conciencia corporal y unifique su conciencia con el reflejo perfecto de Dios dentro de él. Las escrituras hindúes afirman que quien conoce el Espíritu se convierte en Él. Jesús demostró esa unión con el Espíritu mediante su dominio sobre todas las cosas, que era el resultado de esa unidad con el Espíritu.

Cuando los discípulos de Jesús expresaron su sorpresa ante la inmediata reacción de la higuera a su sentencia de destrucción, él les habló del poder de la fe, mas no de la fe ciega, sino de la convicción perfecta que nace de la unión con Dios, y del dominio personal de las leyes metafísicas superiores que tienen el poder de mover montañas y conceder todo cuanto el devoto pide en oración. «(» Segunda Venida de Cristo, págs. 176-177, Volumen III en español).

Esta historia muestra el lado humano de los grandes Maestros. Cuando los discípulos se maravillaron, Jesús les dijo: “De cierto os digo que, si tenéis fe y no vaciláis, diréis también vosotros a esta montaña, «Arrójate al mar», y así se hará». Jesús les estaba diciendo que si tienes fe, basada en tu propia experiencia de Dios, tienes el poder de mover montañas.

El propósito de todo lo que el Gurú nos dio es para que pasemos de la conciencia humana a la conciencia divina, la conciencia que manifestaron Jesús y nuestro Gurú. Si haces funcionar tu ordenador sin Internet, el ordenador está muy limitado en lo que puede hacer. Pero si lo vinculas a Internet, puedes hacer cualquier cosa. De manera similar, la pequeña mente es limitada, pero si recurres a tu conexión, la mente cósmica, entonces no hay límite para lo que puedes lograr. Podrás decir a esta montaña, arrójate al mar, con poder cósmico, amor cósmico, Dios.

Tengo un hermano. Desde muy pequeño le encantaron el agua y los barcos. Yo tenía alrededor de nueve años cuando consiguió su primer barco. Metimos ese barco en el mar. Ninguno de nosotros había estado en un barco antes. Lo estábamos pasando muy bien cuando inesperadamente el tiempo cambió. Los vientos se volvieron muy fuertes. Las olas eran de cinco a seis pies de altura. La corriente nos arrastraba al océano. De repente, un gran trasatlántico se detuvo junto a nuestro barco. La gente sentada en sus sillas en cubierta estaba celebrando un cóctel. Nos vieron, al dirigir su mirada hacia abajo. Nosotros estábamos gritando pidiendo ayuda. Llamaron a la Guardia Costera. Nos llevaron a la playa. Estábamos muertos de miedo. Sin embargo, la gente del barco grande estaba tranquilamente bebiendo cócteles. ¿Cuál es la lección aquí?

Todos estamos en el mismo océano. Puede ser bastante abrumador si te quedas en el pequeño bote. Si dejas que la ansiedad se apodere de tu conciencia, la vida puede ser muy ruda. Pero si dices: “No soy esta mente limitada. ¡Soy el Atman!», puede que todavía estés en aguas turbulentas, pero aún así sientas la protección Divina.

Durante el día, si te perturban eventos importantes, pregúntate: «¿En qué barco estoy?» Recuérdate a ti mismo: «Estoy hecho a la imagen de Dios». ¿Cómo puedes saber que esta es una pregunta positiva? Eso se responde con el Kriya yoga.

El yogui se encuentra unido por el yoga a todas las criaturas. El poder de Kriya nos hace librarnos del engaño mediante el uso de la fuerza vital. Todo este poder está en ella. No conocemos nada más que la gracia mientras nos alejamos de los nervios sensoriales a las regiones superiores. Entonces descubrimos un reino dichoso que nunca habíamos experimentado.

Cuando vamos al cine y esperamos que comience la película, es posible que al principio nos guste mucho hablar con nuestros amigos. Luego el teatro corre el telón y comienza la película. Estás atrapado en la película durante las próximas horas. Estás totalmente hipnotizado. Y eso es solo con una película normal.

Cuando naciste, justo antes, estabas en el vientre de tu madre en el útero. Esto era mil veces más cautivador que cualquier otra película. Realmente fuiste atrapado por eso. El poder del Kriya yoga apaga la película, y entonces eres libre de experimentar quién eres realmente.

Los Upanishads afirman, «si puedes trascender el cuerpo y percibirte a ti mismo como Espíritu, serás eternamente dichoso, libre de todo dolor».

Después de un servicio dominical, un devoto se me acercó y me dijo que su hermano estaba muy enfermo. Me pidió que fuera a verlo. Esta fue una de las visitas hospitalarias más difíciles que he experimentado. Su hermano estaba en su treintena. Tenía un tumor cerebral y estaba en las últimas etapas. No era devoto, y estaba muy, muy enojado con su esposa, muy, muy enojado con sus tres hijos, y muy, muy enojado con Dios. Traté de consolarlo un poco, pero nada funcionó. Finalmente le pregunté, ¿te importa si te guío a través de una meditación? Entonces, con la gracia del Gurú, lo guie a través de una pequeña meditación. Después de esto, tuve la sensación, «Dios está ¡aquí!”, y después de eso, me miró y solo dijo: “¡Gracias!” Él obtuvo un pequeño atisbo de que había algo más que esta terrible película que estaba viendo.

La respuesta consiste en descubrir tu unidad con Dios, sumergiéndote en esa comunión interior que nos espera, a cada uno de nosotros. El Maestro escribió: «La voz de Dios es el silencio. Solo cuando cesan los pensamientos inquietos, se puede escuchar la voz de Dios que se comunica a través del silencio de la intuición”.

La meditación compra quietud. En la quietud, la intuición del alma se vuelve activa. Con entendimiento, experimentamos la inteligencia de Dios. El Om cósmico, a medida que la sintonización se hace más profunda, nos lleva a experimentar la gran bondad del amor. Dios es paz. Dios es amor. Dios es sabiduría. Pon todo esto junto con la quietud y la comprensión y el santo Om, y tendrás comunión con Dios. La suma total de este proceso es la fe. Dios vierte su amor, fe y dicha en nosotros.

Tenemos que seguir esforzándonos con paciencia. Incluso con Kriya, se necesita tiempo. El hermano Bhaktananda dijo que el esfuerzo espiritual de buscar a Dios es diferente a cualquier otra cosa. Tarde o temprano, obtendrás un gran avance. Si el corazón se siente seco o falto de entusiasmo, la respuesta es simple: sigue practicando. Un devoto me dijo que había practicado Kriya durante 45 años y había seguido con su práctica dos veces al día. Me dijo que había sido bendecido más allá de lo imaginable. Recientemente, después de practicar Kriya, preguntó: Maestro, “¿Qué es la paz cósmica”? Luego sintió una paz en los centros superiores extendiéndose por su cuerpo. Me dijo que sentía que su almase estaba expandiendo en oleadas. Dijo: «Entré en un lugar de paz dichosa, y supe por un breve instante que estaba en casa».

Notas de la Convención de 2018. Sábado 11 de agosto.

 

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar