“Introspección: herramienta milagrosa para el crecimiento espiritual” por el hermano Chidananda y Hermano Ishtananda

“Introspección: herramienta milagrosa para el crecimiento espiritual” por el hermano Chidananda

A continuación, se presentan extractos de la charla “El Bhagavad Guita: guía magistral para la vida espiritual cotidiana” del hermano Chidananda, presidente y director espiritual de Self-Realization Fellowship/Yogoda Satsanga Society de India.

En el primer verso del Bhagavad Guita, la sublime escritura del yoga de la India, encontramos la gran importancia de la introspección.

Comienza: “Reunidos en el campo de batalla de Kurukshetra”, las fuerzas malignas de los Kurus (que representan el ego) y las fuerzas buenas de los Pandavas (que representan el alma), frente a frente, “¿qué hicieron hoy? ¿Quién ganó la batalla este día?” Y en sus magistrales comentarios sobre el Guita, titulados “Dios habla con Arjuna”, Paramahansa Yogananda presenta bellamente una explicación muy completa de esa ciencia de la introspección.

La introspección es una herramienta milagrosa para cambiarnos a nosotros mismos. Al final del día, simplemente sentémonos en silencio para repasar los acontecimientos del día (cómo reaccionamos, cómo respondimos, cómo podríamos haberlo hecho mejor, qué aprendimos de nuestras diferentes reacciones y las experiencias por las que pasamos) es una herramienta milagrosa para el crecimiento.

Pero, ¿por qué a algunas personas les funciona mientras que a otras les resulta realmente difícil hacerlo? ¿Alguna vez has pensado en eso? ¿Te has encontrado realmente incapaz de aceptar esto como una herramienta de “guerra psicológica victoriosa”, como la llamaría Paramahansaji, en la batalla de la vida?

Creo que la causa es realmente algo muy simple y se reduce a la actitud con la que hacemos introspección.

Por un lado, hay algunos de nosotros que utilizamos la introspección como un medio para separarnos, para descubrir cada pequeño defecto y decir: “¡Oh!, ¡qué terrible soy! ¿Cómo he podido ser tan estúpido?» y así sucesivamente. Eso pierde por completo el objetivo de la introspección. Si esa es la actitud que estamos llevando con nosotros a la introspección, no es de extrañar que queramos dejarla en un estante y no aprovecharla.

Pero, por otro lado, están aquellos que miran sus acciones, actitudes, hábitos –y el curso de sus vidas– desde el punto de vista del potencial divino que está dentro de todos nosotros y dicen: “¿Qué puedo hacer? para sacar a relucir este potencial? ¿Qué puedo hacer para eliminar los obstáculos y poder vivir con esa gran alegría, ese gran amor, esa gran sabiduría, esa gran sensación de seguridad y paz?” Ese enfoque cambia por completo la forma en que hacemos introspección.

Así que haría una sugerencia para utilizar este arte de la introspección: no tiene por qué ser complicado. Puedes convertirlo en algo que sea muy simple y personal para ti.

Escribe las cosas que estás tratando de lograr en tu vida (espiritual y psicológicamente, incluso materialmente), tus metas, las cualidades que estás tratando de cultivar, las cosas en las que realmente estás haciendo un esfuerzo por incorporar a tu vida diaria: meditación y otros objetivos como una actitud de servicio, o bondad, o una actitud correcta hacia otras personas.

Para cada uno de nosotros será diferente, pero podemos hacer una lista y revisarla una vez al día, eso es todo. No es esotérico; no es complicado.

Hay otras cosas que también puedes hacer. Luego puedes ir y estudiar lo que dijo Paramahansa Yogananda sobre los diferentes temas de tu lista; y puedes trabajar con una afirmación, tal vez, para lograr mayores avances. Pero incluso si no haces nada más que revisar la lista una vez al día, sólo para recordar lo que has escrito, estás luchando contra el engaño: estás mejorando y cambiando.

Sabes, alguien dijo una vez: “No son las cosas que hacen los santos las que son tan extraordinarias; sino el que lo hacen todo el tiempo”. Todos tenemos una idea de cómo queremos vivir nuestra vida. Es sólo cuestión de recordar.

Así que haz de la introspección, esta herramienta milagrosa del autoanálisis diario, uno de tus buenos hábitos: tómate unos minutos después de la meditación por la noche para repasar tu lista. Si hace esto con la actitud correcta, te sorprenderás verdaderamente de los cambios que verás en tu capacidad para alcanzar tus metas y de la alegría que sentirás.

LA INTROSPECCIÓN: EXPLORANDO EL FUNCIONAMIENTO DEL SER INTERIOR – HERMANO ISHTANANDA

Cuando vi por primera vez el tema que me habían asignado, pensé: “Pero existen dos seres interiores: existe el ego psicológico, con su paisaje mental en constante cambio, y luego está la trascendental calma de nuestro verdadero Ser, la pura conciencia de la que estamos hechos”

Me conecté a internet para averiguar que se entiende comúnmente por introspección. Y lo primero que vi fue un breve párrafo en Wikipedia. Me gustaría leerles una frase de ese párrafo: “En psicología el proceso de introspección se basa en la observación del estado mental de uno mismo, mientras que en un contexto espiritual puede referirse al examen de la propia alma”. Entonces, ambos tipos de introspección son importantes en el sendero espiritual.

Me gustaría empezar hablando un poco sobre la introspección psicológica. Para reconocer nuestra verdadera naturaleza necesitamos convertirnos en personas felices y bien adaptadas, de lo contrario, los pensamientos inquietos, las emociones negativas, crean tal conmoción interior que no somos capaces de percibir la conciencia pura, trascendental, calmada y gozosa que realmente somos.

La introspección psicológica consiste básicamente en preguntarnos, en hacernos preguntas introspectivas, tales como: “¿Cómo me comporté hoy? ¿Cómo traté a los demás? ¿Dónde estaba mi conciencia? ¿Qué tipo de pensamientos tuve? Así que básicamente, es preguntarnos “¿Cómo lo hice?”

Y es útil, cuando hacemos introspección, tener un objetivo que cumplir. De lo contrario, el ego dice muy fácilmente: “Bueno, hoy lo hice bastante bien”. Algunas personas usan tablas y marcan casillas, otras usan gráficos para poder registrar los resultados, otros escriben un diario. Así que piensen qué se adapta mejor a ustedes. Pero lo importante es hacerlo, hacer de la introspección una parte vital de la rutina espiritual.

Cuando hagamos introspección, les recomendaría especialmente, no enfocarse demasiado en lo negativo. Sí, necesitamos verlo, pero una vez que lo hemos visto y determinado que queremos cambiarlo, entonces, debemos seguir la recomendación del Maestro de enfocarnos en la buena cualidad positiva. Digamos que estamos realizando nuestra introspección, y descubrimos que nos enfadamos fácilmente. Necesitamos decidir entonces qué virtud es la opuesta a la ira. Y decidimos que es la paz. Entonces nos olvidamos del enfado y concentramos toda nuestra atención en cultivar la paz. Leemos lo que el Maestro dice al respecto en sus enseñanzas, nos hacemos recordatorios para mantener la calma, nos rodeamos de imágenes que nos tranquilicen, frecuentamos ambientes calmados, como la naturaleza. Así que el principio es, lo repito, no enfocarse en lo negativo una vez que lo hemos visto y hemos decidido cambiarlo, debemos de trasladar nuestra atención, poniendo la concentración en la cualidad positiva opuesta.

Nota: El Hermano sigue insistiendo en que tenemos que ser compasivos con nosotros mismos y no culparnos por nuestras faltas, sino ir con determinación al objetivo que deseamos.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar