HISTORIAS DE DAYA MATAJI – HERMANO PARAMANANDA, NOTAS DE UN DEVOTO.

HISTORIAS DE DAYA MATAJI – HERMANO PARAMANANDA, NOTAS DE UN DEVOTO.

Historias de Daya Mataji por el Hermano Paramananda, notas de un devoto

1- Una vez, Ma (Daya Mata) y la Junta Directiva estaban cenando juntos. El Hermano Paramananda fue llamado por Ma. Ella le preguntó si podía limpiar la mesa y lavar los platos. Dijo que sí… ¡por supuesto! La cocina estaba un poco más abajo, así que básicamente desde la habitación donde estaban los directores, no podían ver el interior de la cocina, sin embargo, de todos modos, estaba cerca. El Hermano recogió los platos y los artículos y los llevó a la cocina. Cogió el primer vaso y empezó a sumergirlo suavemente en un fregadero de agua con jabón. Antes de que supiera lo que había sucedido, el vaso estalló en su mano. Miró y vio un gran trozo de vidrio que sobresalía y que su mano estaba sangrando. Vio a su alrededor por un momento y luego escuchó la voz de Ma que venía de la otra habitación: «Brucey, solo saca el cristal y agarra la toalla que tienes cerca y envuélvela en tu mano». El Hermano hizo lo que ella dijo. Pero pensó… ¿cómo lo supo? ¿No puede haberlo visto desde donde está? Entró en la habitación donde ella estaba, un poco aturdido, pero no dijo nada. Ma dijo: “será mejor que vayas a ver a ___ (no recuerdo cuál monástico) y luego ve y haz que lo revisen. Probablemente necesite puntos de sutura”. El Hermano parecía un poco desconcertado y quería preguntarle sobre lo que él había estado pensando, pero no dijo nada en ese momento, solo hizo lo que ella le pidió.

Más tarde, otro día, cuando tuvo la oportunidad de estar en su presencia… lo mencionó. (Le habían dado seis puntos). Así que le preguntó a Ma, ¿cómo lo supo…? Ella dijo… «Bueno, ¿qué querías que hiciera… coger un leño ardiendo como Babaji?». [Refiriéndose a que Babaji golpeó a un devoto en el hombro con una brasa ardiente y luego lo curó en lugar de que se quemara en el fuego; ver Autobiografía de un yogui.]

2- En otra ocasión, El Hermano Paramananda viajaba con Ma y su hermana Ananda Mata. Estaban en un sitio de excavación donde los arqueólogos estaban cavando cuidadosamente en el sitio. Ma estaba absolutamente fascinada y observaba con atención a un hombre en particular que estaba de rodillas cepillando cuidadosamente la tierra donde había huesos de dinosaurios incrustados. Ma se quedó allí observando en silencio y luego comenzó a hacerle al hombre muchas preguntas científicas. El Hermano Paramananda comentó que la profundidad de sus preguntas y los términos científicos que estaba usando eran asombrosos. Se volvió y miró a Ananda Ma, con una mirada de “¿qué? [y otra vez…] ¿cómo sabe ella qué preguntar?» Pero Ananda Ma levantó la mano como diciendo… «silencio… espera». Ma continuó con su conversación animada y muy informada y el caballero se sintió intrigado y contento. Cuando terminó la charla él le dijo: «¿de qué universidad eres?» Ma respondió que era monja. El hombre atónito había pensado que ella estaba a la altura de ser un colega con los mismos estudios a los que había dedicado su vida. Luego el Hermano Paramananda preguntó sobre este suceso. (Lo siento, no puedo recordar si le preguntó a Ma directamente o a Ananda Ma). Lo que pasó fue que Ma percibió que ese señor estaba muy triste por dentro. Se sentía inútil, no creía en sí mismo y no pensaba que todos sus estudios valieran para nada. Ma lo levantó y le hizo darse cuenta de su verdadero valor… le hizo las preguntas correctas que le dieron esa conciencia del conocimiento que tenía en su campo y recuperó su autoestima… sin mencionar la sensación de elevación por la presencia de Ma.

 

3- Creo que fue en el Centro Madre (pero de hecho pudo haber sido en otra residencia… posiblemente India… perdón de nuevo por mi memoria). Hacía mucho frío y Ma estaba abrigada con su túnica habitual con un pañuelo alrededor de la cabeza. Ella lo llamó… «Brucey, ven, quiero que veas algo». Justo afuera de su habitación había un balcón con vista a un jardín y en su balcón había un baño para pájaros. Ella dijo: «Quiero decirte algo… Me encanta venir aquí y sentarme en silencio, observando los pájaros y las criaturas que nos visitan». Ella se sentaba en silencio y muy quieta y ellos (los pájaros) venían. Una vez, mientras observaba los pájaros en una mañana brumosa, justo detrás del baño de pájaros apareció San Francisco. Los pájaros se posaron sobre sus hombros y la cabeza, y las pequeñas ardillas treparon sobre él. Luego la miró con una sonrisa y levantó la mano (como cuando uno da una bendición o un saludo). Luego desapareció. El Hermano Paramananda dijo, si hubieras podido verla describiendo esto… con la dulzura y pureza de un niño pequeño… con tanta humildad. Ella dijo: “¡Oh, ¡cuánto amaba el Maestro a San Francisco!”.

Hermano Paramananda

* de las notas de un devoto

 

 

El Hermano Paramananda antes de ser monje de SRF. Elvis Presley, que solía visitar El Santuario del Lago y a Daya Mata, le dijo una vez a Paramananda: «Tío, tú tomaste la decisión correcta».

 

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar