GENEROSIDAD ESPIRITUAL: EL ARTE DE DAR DESINTERESADAMENTE – HERMANO NAKULANANDA (2ª PARTE)

GENEROSIDAD ESPIRITUAL: EL ARTE DE DAR DESINTERESADAMENTE – HERMANO NAKULANANDA (2ª PARTE)

Un discípulo estaba haciendo un trabajo para Guruji con una actitud voluntariosa y devota, y el Maestro estaba muy complacido. El dijo que el egoísmo en nosotros es una prueba y una prisión limitante. No somos estos cuerpos. Podemos trabajar por el Padre Celestial o egoístamente por nosotros mismos. Necesitamos salir de nosotros mismos y darnos cuenta de que Dios es el dador.

Había un joven universitario, Paul Elder. Justo antes de Navidad, su hermano le regaló un auto nuevo y reluciente. Les contó a sus amigos sobre un pequeño pilluelo de la calle que le preguntó por su coche.

«¿De dónde sacaste ese coche?»

Él respondió: «Mi hermano me lo dio y yo no pagué nada».

La respuesta del niño fue: «Ojalá yo pudiera ser un hermano así».

Paul le preguntó si le gustaría dar un paseo en el coche y el niño respondió: «Sí». Preguntó si podía pasar por su casa y detenerse. Paul pasó por la casa y se detuvo. El niño subió corriendo las escaleras. Regresó cargando a su hermano pequeño, que estaba afectado por la polio.

Le dijo a su hermano: “Ahí está (el coche), como te lo dije arriba. Y algún día, te conseguiré uno igual, y podrás verlo en todas las ventanas navideñas».

El Maestro dijo que tomes la decisión de estar al servicio de los demás todos los días. Así es como Ma se volvió tan amorosa y tan humilde. No ridiculices a una persona que yerra. Si escuchas y observas, podrá comprenderlo y ayudarlo. Tienes que mirar debajo de la superficie.

Me gusta ver a los devotos venir a nuestros servicios. A menudo pienso: «El Maestro ha atraído a un grupo muy variado de almas».

Había una señora que estaba sentada en su porche pelando habas y tirando las que parecían secas. Miró dentro de las que iba a tirar y encontró habas de lima perfectas. Así que ignora las envolturas.

Goethe dijo: «Trata a las personas como deberían ser y se convertirán en eso».

 Todos los días, cuando salgas de tu casa, piensa: «Hoy me encontraré con algunas condiciones desafiantes. Gente que habla demasiado (el Hermano enumeró otros defectos que no se incluyen en estas notas). Y no me sorprenderé ni me molestará, porque no puedo creer en un mundo sin ellos».

Algunas personas causan felicidad dondequiera que van. El Talmud dice: “No hagas a los demás lo que tú aborreces”. Siempre que haces algo, creas karma.

Jimmy Hoffa, organizador y fallecido presidente de Teamsters Union dijo: “Le hago a los demás lo que me hacen a mí, solo que peor”. Y ahora piensa en un grupo como este en la Convocación. Piensa en todos los voluntarios, coordinadores y otras personas que planifican este evento. ¿Por qué la gente hace esto, por qué trabaja y sirve de esta manera? Porque nos da alegría servirnos unos a otros. Esta es una gran familia espiritual que se une para servirse unos a otros. Veo el amor de Dios fluyendo a través de todos. Recuerda, para conocer al Espíritu, debes convertirte en Espíritu. Así que rompe la frontera que te separa del Espíritu. Toma lo más pequeño, se humilde.

Había una misionera en un país lejano que visitó un pequeño café. Estaba abriendo una carta y se le cayó un billete de veinte dólares. Miró afuera del café y vio a un hombre mal vestido. “Probablemente él necesite esto más que yo”, pensó. Ella escribió en el sobre donde venia la carta, «Persevera», y lo dejó caer a los pies del hombre. Un tiempo después, se dio la vuelta cuando el hombre le dio una palmada en el hombro. Le presentó un fajo de billetes de veinte dólares.

«¿Qué es esto?» ella preguntó.

«¡Señora, ganó el premio!» él gritó. «Persevera ganó la apuesta 20 a 1″.

Aprender a escuchar realmente a la gente es muy importante. Una de las mejores formas en que podemos tratar a otras personas es estar presentes y escuchar, no solo con nuestros oídos, sino con nuestras mentes, corazones y almas, estar ahí, estar totalmente disponibles. Pero hay que ser muy sincero para estar con otras personas, no para analizar, sino para escuchar, para tener empatía.

Uno de los mejores consejeros fue el Hermano Anandamoy. Muy rara vez me daba un consejo. Solo escuchaba. Me prestaba toda su atención. Siempre me sentí valorado y siempre me sentí amado.

Aquí tienes tu tarea. Cuando veas a la gente, dales todo tu corazón y tu alma para escucharlos.

Una madre le preguntó a su pequeña por qué llegaba tan tarde a casa.

«Mi amiguita me mostró que su muñeca se había roto».

«¿Entonces te detuviste para ayudarla a arreglar su muñeca?» preguntó la madre.

«No, me detuve a escucharla llorar».

Franklin Delano Roosevelt le dijo a Harry Truman que dudaba que la gente lo escuchara cuando los saludaba. “Así que extendí la mano y le dije a la gente que se iba: ‘Asesiné a mi abuela esta mañana’. La mayoría de la gente respondió: «Oh, ¡qué lindo!”  o «Continúe con su gran trabajo». Pero un diplomático extranjero que estaba escuchando, me susurró: «Estoy seguro de que se han enterado».

Guruji era muy práctico y equilibrado. Aconsejó que cuando tengas ganas de estar solo, aléjate de la gente por un tiempo: “Cuando estoy con otros, me relaciono con ellos con concentración y amor. Cuando estoy solo, estoy sólo con Dios».

La Madre Teresa dijo: “Que nadie se vaya de aquí sin estar mejor. La mayor enfermedad es el sentimiento de no ser querido, el sentimiento de soledad. Hay muchos en el mundo que mueren por un pedazo de pan, pero muchos más mueren por un poco de amor».

La idea del perdón también es fundamental.

 “El Maestro dijo: “Debes amar a la gente, pero a veces es difícil. He amado a mis enemigos y nunca seré enemigo de nadie».

 Robert Byrnes, el poeta dijo una vez: “Hablo con tanta gente que guarda rencor. Es bueno perdonar, pero es mejor olvidar”. Jesús nos dijo que perdonáramos 70 veces 7. Nos dijo que, si alguien te golpea, pongas la otra mejilla.

Cuando Abraham Lincoln era un joven abogado, pidió que le pusieran en un determinado caso. Los otros abogados lo condenaron al ostracismo. Uno de ellos, Edwin Stanton, comentó: «No quiero a este simio desgarbado”. A Lincoln se le negó cualquier papel en el juicio, y su aportación fue literalmente ignorada y denigrada por Stanton.

“¿De dónde ha salido esa criatura de brazos largos y qué puede esperar hacer en este caso?”, preguntó supuestamente Stanton. Lincoln lo escuchó decir esto.

Pero cuando sus amigos le preguntaron sobre Stanton, dijo: «Lo escuché y fue brillante».

Pasaron muchos años y Lincoln se convirtió en presidente de los Estados Unidos. Eligió a Stanton para Ministro de Guerra. Uno de los miembros de su gabinete dijo: «¿No sabes que es tu enemigo?»

Lincoln respondió: «Es brillante y es el mejor para el trabajo”.

Cuando Lincoln fue asesinado, en su lecho de muerte, Stanton, ahora uno de sus admiradores, comentó: «Ahora se ha convertido en alguien para todas las épocas».

Un niño de nueve años recibió una bicicleta para Navidad. Esa tarde, vio a un hombre subiendo la bicicleta a su auto. El niño puso un cartel que decía: “Para la persona que robó mi bicicleta. Realmente hieres mis sentimientos, pero soy cristiano y te perdono».

Al día siguiente, la bicicleta estaba de vuelta en su camino de entrada con una pintura nueva.

Daya Mata dijo: “Dios sí nos perdona nuestros errores. El curso más simple es acercarse directamente a Dios. El mismo Dios está en todos nosotros»

.No podemos hablar del espíritu de generosidad sin hablar de nuestro Gurú. Ha regresado de la omnipresencia para guiarnos de vuelta a Dios.

Él nos prometió:

“¡Oh, vendré una y otra vez!

Atravesando un millón de abismos de sufrimiento

Con los pies ensangrentados, volveré

Un billón de veces, si fuese necesario,

Mientras sepa, que un hermano extraviado se ha quedado atrás».

(«El Barquero divino»)

Nos aconsejó ver a Dios en el sufrimiento de los angustiados mental y espiritualmente, y amar al Dios inconsciente en el enemigo con un toque de amor.

El Gurú es, entre todos los hombres, el mejor de los dadores. Su generosidad no conoce límites. Shankara nos dijo que un filósofo solo puede convertir una piedra filosofal en oro, no en una piedra filosofal. Pero un Gurú puede convertirnos en alguien como él. Él nos está atrayendo a cada uno de nosotros por este camino.

Se requiere desinterés para pensar en los demás. Cuando pensamos en los demás, ellos piensan en nosotros.

Terminaremos con la oración del Maestro sobre el perdón de «Susurros de la eternidad».

«Padre celestial,

Inspíranos con generosidad.

Tu Ser es una efusión de generosidad;

Que nosotros también conozcamos el gozo de dar.

 

Enséñanos a gastar por las necesidades de los demás

tan naturalmente como por las nuestras.

Ya que nos estremecemos

incluso con el pensamiento de pobreza para nosotros mismos».

 

Inspíranos con generosidad

Para que podamos ayudar con simpatía a aquellos que

actualmente conocen las punzadas de la necesidad.

 

Ayúdanos a darnos cuenta de que morir rico

Sin haber compartido nuestros tesoros,

Es morir pobre a Tus ojos;

Y morir pobre por la generosidad

Es morir rico con Tus bendiciones.

 

Los hombres egoístamente cegados por la opulencia

Deben experimentar la pobreza en esta o en otra vida futura,

Porque en las moradas de los abandonados del mundo

No te vieron.

En todas las experiencias de Tus hijos

Es tu conciencia omnipresente

La que disfruta y sufre.

Te otorgaste riquezas

En las formas de los ricos

Como una intrincada prueba humana

Para ver cuán caritativo

Serias para Ti mismo

En la forma de los necesitados

 

El hombre de gran corazón,

Recibiendo de Ti

Amorosa generosidad

Y dándosela libremente a otros,

Se expande en el Ser Universal.

 

Aceptando diariamente Tus dones sin fin,

Permite que Te alabemos y Te agradezcamos,

¡Oh Dador de todo!»

Paramahansa Yogananda

¡Jai Gurú!

 

Notas de un devoto, Convocación 2018

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar