DOS HISTORIAS DE LAS CUALIDADES DIVINAS DE DIOS EN EL GURÚ ~ Bro. Mokshananda

DOS HISTORIAS DE LAS CUALIDADES DIVINAS DE DIOS EN EL GURÚ ~ Bro. Mokshananda

Nuestro amado Gurú, Paramahansa Yoganandaji es una encarnación de Dios. Él es un Avatar, un Maestro. Un Avatar es un alma liberada. Un alma que alcanzó la liberación en una encarnación anterior y ha venido a la tierra a manifestar plenamente a Dios. Tales encarnaciones son pocas y distantes en el tiempo. La tierra ha sido bendecida con unos pocos de estos seres a lo largo de los siglos. Y hemos tenido la bendición de que en el siglo diecinueve y veinte una línea de Avatares haya venido al mundo y a occidente. Un Paramahansa, un Avatar,  manifiesta las cualidades trascendentales del Espíritu. El Espíritu es omnisciente, omnipresente, omnipotente

Mencioné que una de las cualidades de un avatar es la omnisciencia. Este es el poder de saberlo todo, de saber todo lo que Dios quiere que sepa ese gran instrumento. Un avatar es uno con esa Conciencia omnipresente, la omnisciencia de Dios. Nuestro Gurú manifestó esa Conciencia omnisciente.

Nuestra amada Daya Ma ha hablado sobre eso. En 1936, cuando el Maestro estaba en la India y ella estaba pasando por una prueba espiritual muy severa. No había nadie que supiera lo que estaba pasando por su corazón y su conciencia. Un día, un telegrama llegó de la India en el telegrama estaban incluidas estas palabras: «Díganle a Faye que todo estará bien». Nuestro Gurú lo sabía. Él sabía lo que estaba pasando en el corazón de su discípula…

No solo las grandes almas son omniscientes, sino que son omnipresentes y omnipotentes. Solo un ejemplo de la omnipotencia del Maestro … En el ashram, en Encinitas, tenemos la regla de que no vamos a nadar en el océano solos. Y esto comenzó desde la época del Maestro. Pero había un discípulo que era bastante independiente. Era un hombre grande, y le encantaba nadar. Tenía mucha confianza en sí mismo y había adquirido la costumbre de ir al océano a nadar. E iba más allá de los rompientes, y disfrutaba flotando en el agua más allá de ellos, y luego regresaba a la playa. Esto lo había estado haciendo durante semanas. Pero no estaba familiarizado con las olas encrespadas y las resacas que son características de esa playa. Los nadadores experimentados pueden nadar alrededor de ellas, pero él no estaba bien informado sobre estas cosas. Y el Maestro le había dicho varias veces: «No quiero que vayas a nadar solo». Y la noche anterior a este incidente le dijo a este hombre: «No quiero que vayas a nadar solo».

Pero al día siguiente este discípulo había bajado a San Diego para realizar algún trabajo en el templo y regresó por la tarde. El sol brillaba, el viento soplaba un poco fuerte, pero era bastante agradable. Y pensó lo bonito que sería ir a nadar. Así que reunió a algunos de los muchachos que se alojaban allí en el ashram de Encinitas; siguió un poco la regla. Se llevó a este grupo de chicos con él. Pero los dejó en la playa, y luego procedió a nadar como era su costumbre. Y se dio cuenta de que nadaba muy fácilmente ese día, los rompientes no le ofrecían resistencia como de costumbre, y por supuesto era una resaca la que lo llevaba hacia adentro. Fue más allá de los rompientes y nadó durante un rato. Luego llegó el momento de nadar  de vuelta y … cuál fue su sorpresa, que en lugar de que los rompientes lo llevaran a la orilla, comenzó a hundirse, trago agua y se desesperó.

Era un hombre grande, un hombre fuerte y realizó otra gran inmersión para tratar de superar esta resaca. No sabía qué era, pero estaba seguro de que podría superarlo. Pero otra vez se hundió y trago agua. Llegado ese momento él estaba en un estado bastante lamentable. Sabía lo suficiente sobre natación para ser consciente de que si hiciera otro esfuerzo y no lograra salir, todo habría terminado.

Así que se dio la vuelta sobre su espalda y comenzó a orar. Tendrían que conocerlo un poco para entender esta oración, pero decía: «Señor, si tienes algo que quieras que haga en esta vida, será mejor que me ayudes» (risas de la audiencia) Así que se quedó allí, débil, y sintiéndose mal por desobedecer al Maestro, y pensando en el Maestro, recordando todas las veces que el Maestro le había dicho: «No quiero que vayas a nadar solo». Interiormente, dijo: “Lo siento, Maestro”. «Y mientras yacía allí, de alguna forma rindiéndose, sometiendo su voluntad a Dios y al Gurú, se formó una gran luz a su alrededor, y entonces supo que todo estaba bien, sin importar lo que pasara. Y él estaba disfrutando de esta luz. Luego giró la cabeza, y vio como se formaba una gran ola más allá de él, más allá en el océano, y la vio venir hacia él. Lo siguiente que supo fue que estaba siendo transportado por esa ola gigantesca  a la orilla. Y después se dio cuenta de que estaba tumbado en la playa tratando de recuperar el aliento. Su pecho estaba desollado, evidentemente, porque había sido llevado por el fondo del océano. Miró a su alrededor y vio a los chicos que todavía jugaban en la playa, fue a buscarlos y entró para darle las gracias al Maestro.

Así que subió el acantilado y se dirigió hacia la ermita, y antes de llegar a las escaleras para subir a los aposentos del Maestro, el Maestro asomó la cabeza por la ventana y le dijo: «No quiero que vayas a nadar solo». (grandes risas). Y luego dijo: “Tuve que orar muy intensamente a Dios para que te trajera de vuelta hoy. Tu tiempo había llegado. Tuve que discutir con el Padre ”.

Así que esto muestra su omnisciencia: sabía dónde estaba su discípulo, y su omnipotencia, su omnipresencia, esa luz estaban allí. El gran Maestro tiene esas cualidades. Él los manifiesta según sea necesario con el permiso de Dios.

 

Tomado de «Recuerdos del Gurú, Paramahansa Yogananda ~ Bro. Mokshananda», el CD de puede obtener en inglés

Etiquetas:
,
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar