BANAT BANAT BAN JAI (2ª PARTE) por Swami Smaranananda

BANAT BANAT BAN JAI (2ª PARTE) por Swami Smaranananda

Misma introducción que la primera parte.

Hoy me gustaría compartir con ustedes algunas reflexiones sobre «Banat banat ban jai». Este era uno de los dichos favoritos de Lahiri Mahasaya, según la Autobiografía de un yogui de Guruji. Con estas palabras, Lahiri Mahasaya a menudo alentaba a los devotos a meditar. Literalmente significa «haciendo, haciendo, un día hecho» y en esencia significa: «esfuérzate, esfuérzate, y un día, contemplarás la meta divina». Quiere decir que hay que perseverar en la meditación. Pensé que la meditación era un problema para ti y para mí. Es un problema universal. Todo el mundo tiene problemas en la meditación; así que anímate; no estás solo… Para tener éxito en la vida espiritual, toda la magia reside en la perseverancia.

NINGÚN INTENTO DE MEDITAR ES UN FRACASO

Una cosa es segura: nadie en este mundo enfrenta tantos fracasos como la persona que medita. Incluso el peor equipo de fútbol del mundo marcará un gol en algún momento u otro, pero un meditador debe enfrentar fracasos constantes. Cuando no podemos vislumbrar la paz, el amor, la alegría, etc., sentimos «no he meditado». Debemos estar preparados para las frustraciones más grandes en la vida. Nada es un fracaso. NINGUNA MEDITACIÓN INTENTADA ES UN “FRACASO”. Para tener éxito en la vida espiritual, toda la magia reside en la perseverancia.

LA PERSEVERANCIA SIGNIFICA UN PROCESO DE CRECIMIENTO Y APRENDIZAJE. SIGUE ADELANTE COMO EL MÚSICO QUE TOCA LA TABLA.

La perseverancia significa un proceso de crecimiento y aprendizaje. Un discípulo estaba excusando su falta de progreso espiritual con el argumento de que tenía dificultades para superar sus faltas. Al percibir intuitivamente una causa más profunda, Paramahansaji dijo: «Al Señor no le importan tus faltas (y defectos – dijo Swami Smaranananda). Le importa tu indiferencia.

Si es difícil meditar para ti y aun así te sigues sentando para meditar, estás mostrando que estás comprometido; “quiero meditar”. Si no estás meditando, estás mostrando tu indiferencia hacia Dios.

Estas técnicas de meditación son como instrumentos musicales. Después de 20 años, un músico que toca la tabla o la vina dice: “Ahora siento que me he convertido en uno con el instrumento”. ¿Qué tienes que aprender sobre Hong-Soo o Kriya? Puedo explicarte Hong Soo en dos minutos o la Kriya en 15 minutos. Pero te llevará 15 años comprender completamente su importancia. Se requieren de 9 a 10 años de práctica para llegar al escenario en el que se puede disfrutar de su práctica. Nunca disfruté Hong-Soo todos estos años tanto como lo disfruto ahora. Lo captamos cada vez más. Seguir practicando ayuda a alcanzar el dominio. La clave para un mejor éxito es la práctica continua. Eso es esencial.

Toda la alegría, la comprensión y el amor que buscas serán tuyos a su debido tiempo si sigues practicando como el músico que quiere dominar la tabla …

«No es difícil para mí sentarme a meditar, pero es difícil para mí levantarme de la meditación».

No es difícil para mí sentarme a meditar, pero me es difícil levantarme de la meditación. Pero tenemos que levantarnos para llevar a cabo nuestras demás responsabilidades. Es posible que no podamos decir eso en el primer o segundo año de meditación, pero en algún momento cada uno de ustedes podrá decir: “No es difícil para mí sentarme a meditar, pero es difícil para mí levantarme de la meditación”.

“Siempre he recibido más de lo que esperaba. Mi única inversión fue la regularidad «.

Daya Mata dijo: «Si no eres regular en tu meditación, serás un principiante incluso después de 20 años». Sé regular, entonces no harás las mismas preguntas después de 20 años.

Un devoto tenía un contrato con Guruji y todavía lo tiene. “La regularidad en la meditación es mi responsabilidad”.

¿Tenemos algún control sobre la profundidad en nuestra meditación? ¡No! Pero este devoto no dijo «A menos que la gracia de Guruji esté allí, ¿cómo puedo sentarme a meditar?». Sentarse a meditar es algo que puede hacer. No es ego. Estoy seguro de que Guruji no dirá que el devoto es egoísta.

Ese devoto más tarde le dijo a Swami Smaranananda con lágrimas en los ojos: “siempre he recibido más de lo que esperaba. Mi única inversión fue la regularidad».

 

Notas de un devoto

 

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:
Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar