ASÍ ES EL MAESTRO: TU MAESTRO Y EL MÍO. UNA HISTORIA DE UN DEVOTO

ASÍ ES EL MAESTRO: TU MAESTRO Y EL MÍO. UNA HISTORIA DE UN DEVOTO

ESTE ES EL MAESTRO: tu Maestro y el mío. Una historia de un devoto

Devoto: Siempre disfruto compartiendo las historias de Dios y aquí hay una para ti. Ayer, mientras compraba en la tienda de 99 Cents, estaba esperando en el auto a Jo y Jimmy mientras compraban. Estaba en un lugar agradable y fresco y en un momento miré por la ventanilla del lado del conductor, vi a un amigo llamado Mark que estaba allí de pie, así que lo llamé y él se acercó y le conté mi situación.

El caso es que Mark y yo habíamos sido monjes juntos. Y también vivió en mi casa durante un período de tiempo después de la experiencia en el Ashram. Mark es enfermero. Le conté sobre mi cirugía de bypass y, cuando terminé, me dijo: «Ron, asegúrate de hacer los ejercicios de energización dos veces al día mentalmente» y luego dijo: «¿te gustan los arándanos?” y por supuesto, dije que sí y se fue a su auto a buscar una bolsa de arándanos para darme. Le di las gracias profundamente y dijimos que nos mantendríamos en contacto y se fue.

Después, esa tarde, Jo y yo estábamos agotados, así que echamos una siesta y después que desperté de mi siesta, me vinieron las palabras de Mark y supe que era el Maestro quien estaba tratando de contactarme y hacer que volviera a sintonizarme con Él. Entonces, mientras estaba acostado en mi cama con mucho dolor, comencé a practicar los Ejercicios de Energización, primero la oración, luego cada uno de los 38 ejercicios y donde podía tensar las partes del cuerpo lo hacía. Cuando terminé los ejercicios, había tanto amor fluyendo a través de mí que apenas podía contenerlo. Todas las pesadillas que había estado teniendo desaparecieron y me di cuenta de que no es cuando estás teniendo tu meditación más fabulosa y profunda necesariamente que estás en sintonía con el Maestro, sino más bien cuando estás sufriendo físicamente y tienes muy poco que ofrecer, pero deseas tanto estar en el amor del Maestro, que él viene.

El hermano Premamoy nos enseñó que lo más importante en nuestra sadhana espiritual es nuestra relación con el Maestro. ¿Y cómo desarrollar eso? Hablándole todo el día y toda la noche, independientemente de su respuesta. Sentí la mayor sintonía con el Maestro, como la última hora de una meditación navideña de todo el día, y eso que la operación me estaba acribillando bastante a causa del dolor. No pude contener las lágrimas.

Luego, como lo hago a menudo, tomé mi copia de la primera edición de Whispers from Eternity (Susurros de la Madre Eterna), donde, como saben, el Maestro promete: “Leed mis Susurros de la Madre Eterna, eternamente os hablaré a través de ellos”. Me gusta abrir el libro y leer dónde aterrizan mis dedos. Salió el poema «Fui hecho sólo para ti», era el Maestro el que me hablaba eternamente a través de ese poema y, mientras leía cada línea dos veces y miraba al ojo espiritual, sentí el amor del Maestro como nunca antes lo había sentido.

Así es el Maestro: tu Maestro y el mío.

Historia de un devoto, usada con permiso.

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar