ANANDA MATA – TRIBUTO DE EL HERMANO ANANDAMOY

ANANDA MATA – TRIBUTO DE EL HERMANO ANANDAMOY

ANANDA MATA (1915–2005)

Ananda Mata, una de las primeras y más cercanas discípulas de Paramahansa Yogananda, y hermana de nuestra difunta presidenta, Sri Daya Mata, dejó su forma física el 5 de febrero de 2005. Aunque sirvió a Paramahansaji y su trabajo durante muchas décadas, su papel fue estar «detrás de la escena», en lugar de ser un orador público o maestro. Por lo tanto, estamos incluyendo en este pequeño relato de su vida algo de lo dicho por otros.

Ananda Mata fue uno de los devotos selectos a quienes Paramahansaji entrenó personalmente para ayudar a construir la base de su misión mundial y llevar a cabo el plan que estableció para su futuro desarrollo. Ella nació como Lucy Virginia Wright el 7 de octubre de 1915. Desde el momento en que conoció al Gurú en 1931 y entró en su ashram en 1933, se dedicó por completo al amor y al servicio de Dios al absorber y vivir las enseñanzas de Paramahansaji y servirle sin reservas. Ella fue una de los pocos discípulos tempranos que recibió de él la iniciación de sannyas en la antigua orden monástica de los swamis, tomando sus votos finales de renuncia de por vida en 1935. También la nombró miembro de la Junta de Directores de Self-Realization Fellowship y Yogoda Satsanga Society de la India.

El 11 de febrero de 2005 se llevó a cabo en el Centro Madre un servicio conmemorativo al que asistieron monjes y monjas de Self-Realization Fellowship de todos los centros ashram. El hermano Vishwananda ofició y realizó los ritos de ascensión; los oradores principales fueron Sri Daya Mata, Mrinalini Mata y el hermano Anandamoy. A continuación, se destacan sus homenajes a la vida santa de Ananda Mata de dedicación incondicional a Dios y al Gurú.

(En el post anterior se describió e homenaje de Mrinalini Mata y en este el del Hermano Anandamoy)

 

Hermano Anandamoy:

Recuerdo una vez que estaba caminando con el Maestro desde el ascensor en el sótano hasta su auto. Ananda Ma lo estaba esperando; ella era generalmente la que lo llevaba en coche. Mientras caminábamos, el Maestro me agarró del brazo, se quedó quieto y dijo: “Recuerda siempre: Faye (Daya Ma) y Virginia (Ananda Ma) siempre han estado viviendo la vida con un cien por cien de devoción, un cien por cien de obediencia, un cien por cien de lealtad. Quiero que las sigas”. Y mientras decía eso, me apretó el brazo para imprimir en mí realmente lo que estaba diciendo. Esto sucedió cuando yo era bastante nuevo en el ashram.

Un par de años después, repitió casi exactamente las mismas palabras. En ese momento yo tenía un poco más de comprensión del Maestro y su obra y la vida espiritual. Pensé: “El Maestro es un avatar, una encarnación de Dios; y estas palabras, tan simples como son, son el máximo elogio para un discípulo. No hay alabanza más elevada que la que dijo el Maestro.

Otra pequeña historia sobre Ananda Ma: Esto ocurrió alrededor de 1951. Me habían encargado volver a enyesar las paredes en el baño del Maestro. Mezclé el yeso al aire libre, y luego lo llevé en dos cubos al elevador que subió al tercer piso. Una vez, cuando llevaba esos cubos por el pasillo, que eran bastante pesados ​​y sus manijas sólo de alambre y se clavaban en mis manos, los dejé unos momentos para descansar las manos. Justo en ese momento sonó el teléfono cerca, y Ananda Ma salió de su oficina para contestar.

Bueno, no soy una persona inclinada a visiones o experiencias fenoménicas. Nunca me ha interesado ese tipo de cosas. Pero cuando vi a Ananda Ma tomando el teléfono, para mi completo asombro, vi luz a su alrededor, toda una esfera de luz rodeándola. Se volvió más y más brillante, y pensé: «¿Qué está pasando?» Y entonces vi el cambio de forma de Ananda Ma. Ella se convirtió en el ser divino más increíblemente hermoso. No podía creer lo que estaba viendo. Y esto no fue solo un destello; duró varios minutos. Luego, gradualmente, la luz se desvaneció y ese ser divino una vez más se convirtió en Ananda Mata, colgó el teléfono y volvió a la oficina.

Años después, leí un libro de leyendas sobre el Señor Krishna que decía que cuando Dios encarna en la tierra como un avatar, siempre hay algunos seres divinos que se ofrecen como voluntarios para venir con esa encarnación. Y se dice que grandes rishis y sabios del pasado encarnaron para ser los compañeros de Krishna; estaban entre las gopis o vaqueras que jugaban con el niño Krishna cuando creció en Brindavan. Y estoy seguro de que varios de los grandes discípulos del Maestro como Daya Mata, Ananda Mata y otros vinieron, no porque tuvieran que quemar su propio karma, sino para servir a Dios durante la encarnación divina de nuestro Maestro.

Ananda Ma sirvió fielmente todos esos años, trabajando incansablemente, a menudo día y noche. ¡Y la mayoría de nosotros sabemos cómo a veces podía ser muy estricta! Pero en el último período de su vida, cuando se enfermó y ya no pudo trabajar, cuando su mente ya no estaba ocupada con los cuidados, las preocupaciones y los problemas de la organización, se manifestó un nuevo aspecto de su personalidad: muy dulce, muy amoroso. Cada vez que la veía, ella se acercaba a mí y tomaba mis dos manos, no decía una palabra, irradiaba solo amor, solo amor.

Más tarde, cuando escuché que estaba empeorando físicamente, me invitaron a subir a su habitación para despedirme. Ella ya no podía hablar. Pero hablaba con los ojos y las manos. Tomó mis dos manos entre las suyas y me miró con amor absoluto y total. Fue una experiencia increíble. Y luego, sabiendo cuánto amaba al Maestro, le dije: «El Maestro te está esperando». Y en respuesta a eso sentí una tremenda ola de amor y alegría, como si estuviera expresando: «¡Voy a estar con el MAESTRO de nuevo!”. No puedo comenzar a expresar lo que sentí, solo un amor y alegría abrumadoras. Pensé: “Qué maravilloso ejemplo, después de toda una vida de servicio, de dedicarse a Dios y al Gurú, ahora está terminado; y ella puede decir: «Me voy a casa». Y pensé: «¡Ojalá pudiera ir yo también!».

Así que ese es mi recuerdo de Ananda Mata: una gran discípula, un alma divina que vino a la tierra para estar con su Guru y servirle. Esa es la imagen que tengo, que llevaré en mi corazón mientras viva. Como dijo el Maestro, dedicación total —y amor— a Dios y al Gurú. Ese es el ejemplo que ella nos ha dejado.

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar