ACTITUD CORRECTA ANTE LOS ALTIBAJOS DE LA VIDA – SWAMI SMARANANANDA

ACTITUD CORRECTA ANTE LOS ALTIBAJOS DE LA VIDA – SWAMI SMARANANANDA

«Mantener la paz a través de todos los altibajos de la vida»

Hay una actitud mental espiritualmente correcta y apropiada para cada circunstancia.

Guruji Paramahansa Yogananda nos muestra cómo cultivar la actitud mental a través de la cual podemos mantener la paz incluso a través de todos los altibajos de la vida. No tenemos control sobre lo que nos sucede, pero podemos controlar cómo reaccionamos ante las situaciones. Sea cual sea la situación, agradable o desagradable, podemos mantener siempre una actitud con la que podemos afrontar la situación y mantener la paz y la tranquilidad interior.

La Hna. Gyanamata ha dicho en una de sus cartas que aparecen en el libro “Solo Dios”:

“Si te diera el regalo que más me gustaría ofrecerte, sería la actitud correcta hacia Dios y Gurú; hacia la vida; hacia tu trabajo; hacia los demás de tu grupo. Pero los mejores regalos no se pueden comprar ni dar. Los dones y las gracias del alma deben adquirirse mediante la práctica diaria y paciente. Seguramente todo será tuyo con el tiempo, porque si no los obtienes en la posición a la que Dios te ha llamado, ¿en qué parte del mundo se encontrarán?

La Hna. Gyanamata entendió lo importante que es la actitud correcta: el fundamento de la vida espiritual, el fundamento de la vida misma, para que podamos vivir en este mundo y pasar por los altibajos de la vida con una mente tranquila, tratando con los demás.

Veamos ahora la actitud correcta hacia los cambios en la vida… hacia los problemas y el sufrimiento.

Actitud correcta hacia los cambios en la vida:

Los cambios son inevitables. En una carta a Daya Ma, la Hna. Gyanamata dice: “No tienes nada que sea tuyo y no debes aferrarte a los fenómenos. Esto me lo dijo mi primer instructor en un momento de gran estrés y sufrimiento. El efecto fue como si se hubiera encendido una luz brillante en mi cerebro. Si hubiera seguido esta luz sin vacilar, habría escapado de muchas experiencias dolorosas».

No tienes nada que sea tuyo. Puede que sea difícil de aceptar, pero esa es la verdad. Mi salud, mi cuerpo, mi entorno, no es mío. El cuerpo es susceptible a los cambios. Puede enfermarse, puede haber cambios económicos. Lo que importa es cómo afrontamos los cambios. No hay nada que sea nuestro…

En su carta le dice a Daya Ma: “Necesitabas lo que pasó; sin ello, y a menos que lo vivieras, nunca te conocerías a ti misma. Por tu reacción, puedes medir qué es personal y qué espiritual en tu relación con el Gurú. Esa relación sólo existe para lo que es puramente espiritual, para la vida y el crecimiento de tu alma. Lo que ahora es doloroso terminará en gozo, porque “siempre, el mayor dolor da paso al mayor gozo”.

En cada situación, mira y ve si estás aprendiendo a superar la situación desagradable o está escapando de ella. Si estás escapando, tendrás que enfrentar esa situación una y otra vez hasta que aprendas a superarla. Es necesaria para tu crecimiento espiritual.

Tu reacción a los eventos es una medida de tu amor por Dios. Si tus reacciones son violentas y enojadas, si estás frustrado o si estás aceptando las cosas con ecuanimidad y amor es una medida de tu progreso. La siguiente oración se ha hecho famosa por Dag Hammarskjöld, el primer Secretario General de la ONU, quien usaba esta hermosa oración a menudo: “Señor, por todo lo que ha sido – gracias; a todo lo que será – sí». Si puedes decir esta oración de todo corazón (sin quejas) al final de cada día, entonces estás realmente enamorado de Dios, estás progresando y aceptando las cosas con agrado.

Parece que la vida no siempre es generosa, no siempre justa, no es fácil de aceptar. Imagina que una madre tiene tres hijos y ama a los tres por igual. Y sabe que a cada niño le gusta un vegetal en particular. Pero ella no puede preparar diariamente vegetales aceptables e interesantes para todos. Supongamos que un niño se queja y come, ¿no le duele a la madre? y otro niño comprende la impotencia de la madre y con alegría y esperanza lo acepta sabiendo que un día mamá hará su verdura favorita. ¿Cuánto mejor se sentirá la madre?

Lo mismo ocurre con la Madre Divina. Ella está enviando vegetales dolorosos en la vida, sabe que no te gustan, pero lo hace por tu bien. ¿Es injusto? ¿Es irrazonable? ¿Por qué todos estos dolores del cuerpo? Qué persona en particular está a mi lado. ¿Deberíamos quejarnos? Quieres ser un niño travieso y refunfuñar o quieres ser el niño dulce y decir: ‘Lo acepto, Madre, pero dame la fuerza para pasar por este sufrimiento’. Y cuando digas esta oración de todo corazón, “A todo… ¡Si!» instantáneamente habrá paz y libertad de la ansiedad porque sabes que entonces Alguien más está a cargo de tu vida y es Su responsabilidad. Es posible que las condiciones no cambien, pero te sentirás en paz…

Notas tomadas probablemente de una charla del Swami Smaranananda

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar