Las oraciones son «cosas» reales

por Mary Peck Stockton (extracto de SRF Magazine Summer 1997)

… En noviembre de 1983, me enfrentaba a una cirugía mayor de cáncer. Llamé a la Sede Central de SRF para solicitar las oraciones de apoyo que necesitaba. Durante el período inmediatamente posterior a la cirugía mi pronóstico no era bueno. Había perdido una cantidad extremadamente grande de sangre. Me dijeron que no viviría muchos días más. Así que me recosté en mi cama de hospital y me entregué completamente a Dios, diciéndole que estaba lista y dispuesta a volver a Casa. Estaba completamente despierta y no tomaba medicamentos, excepto los medicamentos para el dolor cuando era necesario. Cuando me relajé, fijé mi mirada en el ojo espiritual y me «abandoné», comencé a tener una experiencia que me cambió la vida y que permanece conmigo hasta el día de hoy. Debido a que la experiencia total es tan personal, no relataré todas las escenas a través de las cuales fue guiado mi espíritu. Sin embargo, estaba con el Maestro y sabía que estaba a salvo. Todo comenzó con música e instrucciones cantadas para mí que nadie más podía escuchar. Después de un corto tiempo sentí una mano cálida y suave tomar la mía y me dijo que no tuviera miedo. Luego vi a Paramahansaji sonriendo y tranquilizándome. Me pidió que fuera con él. La paz y la alegría extremas se quedaron conmigo durante los cinco días completos de esta experiencia. ¡Estaba tan feliz! Todas las preguntas que tenía en mi mente durante muchos años fueron respondidas mentalmente.

Mientras me aferraba a la mano del Maestro, viajamos un largo, largo camino a través del espacio oscuro hasta que me colocaron en una zona blanca extremadamente grande. Otras manos me sostuvieron en esa zona mientras me aseguraban que no me caería. Mientras tanto, voces cantando me estaban «instruyendo», y el Maestro me sostenía firmemente la mano. Sonreía y cambiaba su apariencia; yo le dije: «Maestro, no lo reconocerán, será mejor que permanezca igual». Se rio y se me apareció tal como estaba en su foto de 1920 con el turbante. Él dijo: «Me gusta más estar así».

En es gran zona fui transportada de un lugar a otro. Vi escenas, personas y acciones como en una pantalla de cine ovalada gigante. Escuché voces del pasado de personas que había conocido.

«Escuché a personas orar por mí por mi nombre. Cada oración fue ‘recibida’ como una pluma blanca colocada en la gran zona blanca que me sostenía. ¡Se me mostró que las oraciones son sustancia! Te sostienen a ti y a tus seres queridos».

Pasé por muchas experiencias en las que vi lugares celestiales. Escuché comentarios de apoyo sobre las cosas buenas que había hecho a lo largo de mi vida. Me di cuenta de que la vida es un gran continuo en la eternidad. Después de viajar muy lejos fui conducida a unas grandes puertas celestiales macizas. Había dos largas filas de personas esperando su «turno». Mientras avanzaba en la fila, escuché la voz de mi hijo, Peter, llamándome para que regresara. (Él no estaba en la habitación del hospital ni en el estado de Washington. Estaba orando por mí en California). Me dijo que me necesitaba.

Luego me preguntaron si quería volver. Dije: «Sí, mi hijo me necesita». Luego me dijeron que debía llevar un mensaje a personas específicas. Ese mensaje era que debemos perdonar a quienes nos han lastimado. ¡Perdonar es ser perdonado! Se me pidió que no revelara toda la experiencia, sino que transmitiera el mensaje de perdón. Desde entonces he vuelto a la memoria de mi vida y he perdonado a los que me han hecho daño y he pedido perdón por mis transgresiones. Debido a que he hecho estas cosas, estoy más en paz que nunca.

Las palabras del Maestro resuenan en mis oídos: «¡Medita, medita, medita!» Estoy convencida de que recibimos ayuda de Dios, Cristo y el Gurú cuando los invocamos en oración. No lo olvides: las oraciones son «cosas» reales que nos sostienen. También sé que un día el Maestro volverá a mí con la mano extendida y, en ese momento, la tomaré feliz y regresaré a Dios.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar