CÓMO DESTRUIR LA MISERIA DE NUESTRA NACIÓN PRODUCTORA DE KARMA – HERMANO CHIDANANDA

CÓMO DESTRUIR LA MISERIA DE NUESTRA NACIÓN PRODUCTORA DE KARMA – HERMANO CHIDANANDA

Cómo destruir la miseria de nuestra nación productora de Karma. Hermano Chidananda

Junio de 2020

«Cada nación en la tierra tiene su propio karma distintivo productor de miseria con el que lidiar y eliminar honorablemente».

Paramahansa Yogananda, Autobiografía de un yogui

“Babaji está siempre en comunión con Cristo… La obra de estos dos maestros plenamente iluminados… es inspirar a las naciones a abandonar las guerras, los odios raciales, el sectarismo religioso y los males bumerang del materialismo”.

Paramahansa Yogananda, Autobiografía de un yogui

*******

Amigos divinos en el camino espiritual.

Sé que probablemente estén profundamente preocupados, como yo, por la agitación, las tormentas de agitación racial que han surgido en tantas ciudades de Estados Unidos y de todo el mundo en los últimos días. Prejuicio e injusticia raciales, una enfermedad del corazón humano.

En primer lugar, aclaremos el problema. El prejuicio y la injusticia raciales son una enfermedad, una enfermedad en el corazón y la mente humanos… no sólo en Estados Unidos, también en la mayoría de los países del mundo vemos que están infectados de ese mismo mal, en un grado u otro, con discriminación, basada en odios por la raza o el color, y ciertamente en muchos lugares por la religión. . .

Saben, en momentos como este, probablemente sientan como yo, como todos los corazones y mentes espiritualmente inclinados, y se pregunten: “¿Qué puedo hacer para ayudar? ¿Que puedo hacer?» . . .

Dios bendiga a todos los que trabajan para mejorar nuestra sociedad y nuestro mundo

Sé que, entre nuestros miembros de SRF y YSS en todo el mundo, hay muchos, muchos que están usando su vocación, sus talentos profesionales, o incluso simplemente dando su servicio caritativo para ayudar a otros. Para ayudar a otros a mejorar sus vidas, para mejorar nuestra sociedad y nuestro mundo. Dios los bendiga a todos. Dios los bendiga. Dios bendiga a todas las personas que contribuyen activamente a la erradicación de la pobreza, la injusticia racial y todas las demás consecuencias de la ignorancia humana. . .

Pero hay una forma en particular, que todos compartimos… Y consiste en ser un pacificador. Produciendo paz dentro de nosotros mismos, mediante la práctica de la meditación y sirviendo a todos los que nos rodean con esas vibraciones de paz, vibraciones de armonía, oración y el amor de Dios que podemos irradiar… Y trabajar en eso es abordar la causa raíz… Las palabras que fluyen a Dios, desde los más profundos anhelos de nuestro corazón en la oración, la meditación, en la comunión divina, tienen un poder que va más allá de todas las formas del discurso humano.

“Cómo encontrar una unidad más profunda que la raza, el color o el credo” – Hermano Chidananda, abril de 2020

Un acto profundamente espiritual es escucharse unos a otros.

En ese espíritu tengo una oración. Mis oraciones son DOBLES. Primero, oro para que todos escuchemos, escuchemos con respeto y urgencia las palabras de los reformadores de buen corazón de nuestra era. Aquellos que tratan de unir social y políticamente a todas las razas y religiones. Y luego, a partir de ese acto profundamente espiritual de escucharnos unos a otros, busquemos discernir las mejores formas de traducir los nobles ideales de las palabras en acciones tangibles que promuevan la curación.

Y más aún, oro para que nuestras palabras más sentidas, en este tiempo divisivo, lleguen a lo divino. . . Con la URGENCIA que sentimos en estos tiempos convulsos, oro para que nuestras palabras fluyan hacia el que es nuestro Padre y Madre eternos: Dios. “¡Oh, Señor! … muéstranos la actitud más constructiva que podemos tomar, frente a la ira, el miedo, la incomprensión, el dolor que se está extendiendo por Estados Unidos y el mundo, junto con las protestas generalizadas contra la injusticia racial y la división”.

Padre eterno y Madre de todos nosotros, enséñanos como almas de hermanos y hermanas que somos, creados como seres divinos iguales por Ti. Enséñanos a escuchar, a sentir y a emprender acciones guiadas por la sabiduría para aliviar el sufrimiento, la injusticia racial que aflige a los Estados Unidos y a tantos otros países.

Sobre todo, oh Dios de amor, compasión y curación, que, a través de la meditación, a través de la autodisciplina de nuestros instintos más bajos, podamos despertar en nosotros mismos el Amor Universal que fluye de Tu presencia en nuestras almas. Y despertar junto con eso, la determinación de contribuir con nuestras oraciones, nuestros esfuerzos para cambiarnos, y cualquier otro acto de servicio externo que esté a nuestro alcance, al bienestar, la prosperidad y el crecimiento espiritual de cada miembro de nuestra familia mundial. Hagámoslo en la conciencia de esa paz que sentimos en la meditación, en la conciencia de esa quietud donde siempre se escuchará la voz guía de nuestra alma, motivándonos a hacer lo correcto. Motivándonos a hacer lo que está en sintonía con la divinidad dentro de nosotros y en cada ser humano. . .

Estos problemas NO desaparecerán, a menos que aprendamos las lecciones espirituales que deben enseñarnos

 Saben, la ley del karma hace girar la rueda de nuestras vidas individuales y nuestras vidas nacionales. Estos trastornos actuales que estamos experimentando son verdaderamente síntomas de una causa subyacente profunda, y lo digo por una razón. Digo esto para que ninguno de nosotros cometa el error de minimizarlos o racionalizarlos. Porque, como ocurre con cualquier condición kármica profundamente arraigada en nuestra vida personal o en la sociedad, estos problemas no desaparecerán, no desaparecerán, a menos que los abordemos, a menos que los solucionemos. A menos que, sobre todo, APRENDAMOS las lecciones espirituales que están destinadas a enseñarnos.

Nuestro Guru Paramahansa Yogananda, amaba América. A menudo habló sobre su destino y dijo que la fundación de Estados Unidos y el futuro de Estados Unidos fueron bendecidos por Dios. También dijo una y otra vez que Estados Unidos tiene un papel muy destacado que desempeñar en la evolución ascendente de la familia de naciones. Y habló del enorme buen karma que Estados Unidos había acumulado para sí debido a todo el bien que ha hecho en el mundo.

Sin embargo, también habló claramente, y habló con una visión espiritual previsora ​​sobre las dolorosas consecuencias kármicas que han sido creadas por la historia de este país en su tratamiento vergonzoso hacia los afroamericanos y los nativos americanos. Habló de esa manera porque sintió una gran responsabilidad de ayudar a su país adoptivo a trascender esta fealdad. Y sintió esa responsabilidad, no solo porque quería que los estadounidenses manifestaran lo mejor de sí mismos, sus cualidades más nobles, sino tal vez, incluso, debido a su propia experiencia personal de abuso como extranjero de piel oscura. Pero lo hizo principalmente por el amor semejante al de Cristo que él tenía por toda la humanidad. . .

Así que, amigos, tengamos esperanza en esas palabras, sabiendo que está en nuestro poder crear un mundo mejor. Mientras meditamos en Dios cada día, irradiemos la presencia real, la vibración real, la experiencia real de la paz y el amor que sentimos dentro, irradiemos eso al mundo en oración y en la acción guiada por la oración.

Dios los bendiga y ame a todos.

Hermano Chidananda

Sin comentarios

Lo sentimos, los comentarios están desabilitados

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. política de coookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar